La crisis generada por la Covid-19 ha mermado sensiblemente los beneficios de las seis compañías de construcción, servicios y concesiones. ACS, Acciona, Sacyr, FCC, Ferrovial y OHL han visto como el 87% de sus ganancias se esfumaron durante los seis primeros meses de 2020. Una cifra que ha pasado de los 865 millones que amasaron el pasado ejercicio, a los 111 del actual. 

Noticias relacionadas

Al analizar su rendimiento individual, ACS, FCC, Acciona y Sacyr consiguieron alcanzar una mejor evolución que durante la primera mitad de 2018. En este sentido, la compañía presidida por Manuel Manrique ha sido la que mejor ha aguantado el primer envite de la pandemia con una reducción de su beneficio de sólo el 13%.

En lo que tiene que ver con las empresas en pérdidas, Ferrovial disparó sus pérdidas hasta los 379 millones frente a los seis millones del mismo periodo de 2019. OHL cortó la recuperación conseguida en los últimos trimestres al multiplicar sus pérdidas desde los 15 millones del primer semestre del pasado año a los 25 de 2020.

En cambio, las seis grandes han conseguido mantener su cifra de negocio en niveles muy similares a los de 2019. En concreto, entre todas las compañías facturaron 30.544 millones durante los últimos seis meses, frente a los 31.353 del ejercicio anterior. Una caída de sólo el 2,5% de su facturación.

El 79% de estas ventas tuvo su origen fuera de nuestras fronteras en la primera mitad del año. En concreto, 24.423 millones de euros de los 30.544 millones que ingresaron entre las seis principales compañías cotizadas provinieron del exterior. Lo que supone que casi cuatro de cada cinco euros de las ventas realizadas por estas empresas vino desde fuera de España.

Buen rendimiento en el extranjero

ACS fue la empresa que consiguió una mayor cifra de negocio en el extranjero: 15.953 millones de euros. Acciona fue la siguiente compañía que más facturó fuera en la primera mitad del año, llegando a los 2.129 millones. Por su parte, Sacyr aumentó su facturación en el exterior en este periodo pasando de 1.165 millones en 2019 a 1.247 millones en el primer semestre de 2020.

El futuro de estas empresas parece gozar de buena salud. Las seis grandes compañías cotizadas cuentan con una cartera de pedidos futuros que llega a los 171.559 millones de euros en proyectos pendientes de ejecutar.

Una cantidad que supone un ligero retroceso respecto a los 172.000 millones de euros en pedidos que estas compañías acumulaban en julio de 2019. ACS marca la pauta en este apartado. La compañía presidida por Florentino Pérez aporta 75.812 millones al conjunto de la cartera, siendo Sacyr la siguiente empresa con mayor carga de trabajo futura con 39.445 millones de euros en proyectos pendientes de ejecutar. 

En definitiva, las compañías de construcción, servicios y concesiones consiguieron cerrar el primer semestre de 2020 aguantando el primer gran impacto de la crisis generada por la Covid-19. Unos resultados que deberían tener una mejora durante el tercer trimestre según el consenso de los analistas. Una vez pasada esa meta el año dependerá un último trimestre que, en estos momentos, está lleno de incertidumbres.