El fabricante español de componentes para automóviles CIE Automotive obtuvo un beneficio neto atribuido de 58,3 millones de euros en el primer semestre de este año, lo que supone una disminución del 61% en comparación con los 150,1 millones que ganó la empresa en el mismo periodo de 2019.

Noticias relacionadas

Así, CIE Automotive facturó 1.208 millones de euros en los seis primeros meses de 2020, cifra que implica una caída de casi el 30% si se compara con los 1.702 millones de euros que ingresó en el primer semestre del ejercicio anterior.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la firma vasca se situó en los 153 millones de euros, un 50,3% menos que los 308 millones que ganó un año antes, según informó este viernes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Solo en el segundo semestre, la empresa obtuvo unas pérdidas netas de 14,5 millones de euros, en comparación con los 77,5 millones que había ganado entre abril y junio de 2019, mientras que ingresó 386,2 millones, un 56% menos. En el primer trimestre logró un beneficio neto de 72,8 millones de euros.

La compañía ha destacado que ha sufrido "dos meses críticos en abril y mayo debido a la paralización general de la actividad productiva por los confinamientos, pero que ha recuperado ya niveles de producción del 60% en junio, mes en el que ha retornado al beneficio y a la generación de caja".

Tras la declaración de la pandemia, la práctica totalidad de los países, incluidos los principales donde se encuentran los fabricantes de automóvil mundiales, han llevado a cabo medidas de restricción que han resultado en una paralización industrial global que ha afectado de forma directa a la producción y venta de automóviles, ha señalado la compañía en la presentación de resultados.

El consejero delegado de la compañía, Jesús María Herrera, ha señalado que "hemos generado Ebitda positivo en el segundo trimestre con un mercado que nos ha caído un 60% y hemos alcanzado un margen Ebitda del 13% en los seis primeros meses con un mercado que nos ha caído un 40% en lo que va de año". 

Por ello, ha hecho hincapié, "debemos insistir en lo meritorio de este nivel de rentabilidad, habitual en muchos proveedores del sector en situación de normalidad pero no en una situación excepcional de caída de volúmenes como la actual".

Lo peor ha pasado

Para el directivo de la compañía industrial vasca, "lo peor ya ha pasado" y la firma se encuentra en una posición competitiva "muy favorable" para salir beneficiada de esta crisis.

"Si las actuales previsiones de mercado para el resto del año se cumplen, el segundo semestre del grupo será mejor que el primero en ventas y en márgenes, además de que continuaremos tanto con el desapalancamiento del balance como con la retribución al accionista", ha subrayado Herrera.