Duro Felguera no ha aguantado más la presión de la crisis y ha decidido solicitar el rescate al Gobierno, según ha confirmado la compañía a través de un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, la compañía solicitará adherirse al fondo de rescate aprobado por el Gobierno para salvar a empresas estratégicas golpeadas por la crisis.

Noticias relacionadas

En el comunicado, la empresa explica que el consejo de administración ha tomado la decisión por unanimidad, con el objetivo de obtener el "fortalecimiento patrimonial y financiero que le permita continuar desarrollando su Plan Estratégico".

"El consejo ha constatado que, como consecuencia del impacto económico derivado de la pandemia, la compañía está atravesando dificultades para mantener su normal actividad", indica la firma.

"Al dar este paso, también reafirma su convencimiento de que esta decisión no sólo no contradice, sino que puede ayudar a la necesaria incorporación de todo el capital privado que esté dispuesto a comprometerse con el proyecto industrial a largo plazo de la compañía", añade.

Duro Felguera ha informado además de que también solicitará el apoyo del Principado de Asturias "comprometido como está dicho Gobierno autonómico con el futuro de Asturias y de su tejido industrial", indica la compañía a la CNMV.

La compañía toma esta decisión en medio de un difícil entorno en el que, entre otras cosas, se han visto obligados a provisionar 10 millones de euros, para hacer frente a la pandemia con una fuerte caída del beneficio hasta registrar unas pérdidas de nueve millones.

A todo ello se suma una crisis interna que, como explicó Invertia, se ha saldado con la decisión de José María Orihuela, CEO de Duro Felguera, de despedir a su número dos, Javier García Laza, y al director de recursos humanos, Alfonso Gordón. Dos directivos de su máxima confianza que, según el comité de los trabajadores, han sido despedidos por ser "discrepantes" con la gestión de Orihuela. 

Rebelión interna

Una situación ante la que la compañía ya estudiaba ventas, buscaba nuevos inversores y estaba intentando actualizar su plan de negocio. Sin embargo, todo esto ha quedado aplazado por la epidemia del Covid-19, que ha hecho caer la contratación hasta los 40 millones de euros en el primer trimestre del año. 

No lo tendrá fácil José María Orihuela que también intenta ahora aplacar los problemas que han surgido en su equipo directivo. El CEO de Duro Felguera ha despedido esta semana a su número dos, Javier García Laza, y al director de recursos humanos, Alfonso Gordón.

Un fondo para empresas estratégicas

A principios de mes, el Ejecutivo aprobó la creación del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado de 10.000 millones de euros y gestionado a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

El fondo se articula a través de distintos instrumentos como la concesión de préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada o la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. El importe de los dividendos, intereses y plusvalías que resulten de las inversiones que se realicen se ingresarán en el Tesoro Público.

Según explicó el Gobierno, el fondo está dirigido a sociedades que atraviesen severas dificultades de carácter temporal como consecuencia de la situación generada por el Covid-19 y que sean consideradas estratégicas por diversos motivos, como su impacto social y económico, su relevancia para la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o su contribución al buen funcionamiento de los mercados.

La compañía asturiana registró unas pérdidas de 9 millones de euros hasta marzo tras anotar una provisión de 10 millones de euros en los resultados del primer trimestre del año por el escenario de incertidumbre generado por la crisis sanitaria del coronavirus. De su lado, la facturación se redujo casi a la mitad, hasta 45,5 millones de euros.