Si el coronavirus no lo remedia, el futuro será de las grandes ciudades. Al margen de los cambios que pueda generar la crisis sanitaria en la que nos encontramos, los principales estudios señalan que el mundo va a consolidar la tendencia urbanizadora. Un fenómeno que está entre las grandes prioridades de Mapfre lo que he llevado a la compañía a poner en marcha una estrategia propia para este segmento.

Noticias relacionadas

Así lo explica, Joaquín de los Reyes, directivo de Mapfre con largo recorrido en Estados Unidos que lidera el equipo de profesionales que se ha marcado como objetivo "ser capaz de aprovechar todas las fortalezas de la aseguradora para lanzar la oferta más alineada con las necesidades de los habitantes de las grandes ciudades". Una tarea en la que pretenden combinar estrategias verticales sobre segmentos junto con otras iniciativas transversales.

A finales de 2017, Mapfre puso en marcha un primer estudio que permitió sentar las bases de esta iniciativa, en el que se estudiaba las posibilidades que existen dentro de las grandes ciudades. En él se analizó la oferta de las ciudades, cómo viven los ciudadanos y qué actividades tienen las empresas con sede en estas urbes.

"Identificamos los principales colectivos que conviven dentro de una gran ciudad, desde la perspectiva de qué experimenta el ciudadano en ellas", señala De los Reyes. El estudio remarcó la importancia de los estudiantes, los ciudadanos extranjeros, el día a día laboral, el aspecto turístico o el ocio. De igual manera, se analizó el ingente volumen de impactos publicitarios que tienen los ciudadanos de estas ciudades o las peculiaridades de las empresas instaladas en las grandes ciudades.

Grandes tendencias

Una vez realizado este análisis, Mapfre identificó una serie de tendencias que irremediablemente iban a tener un efecto en su negocio. "Gracias a este estudio entendimos los fenómenos urbanos que están surgiendo con potencial impacto en el sector asegurador", recalca el responsable de la estrategia para grandes ciudades de la aseguradora.

Entre ellos destacan el envejecimiento de la población, las necesidades del consumidor digital, el impulso de la economía colaborativa, la creciente conciencia sobre la sostenibilidad de los ciudadanos o la cada vez mayor capa de inteligencia con la que cuentan estas ciudades. Conclusiones salidas tras analizar datos de 600.000 clientes y realizar workshops y focus groups.

Este trabajo puso sobre la mesa una serie de fortalezas y debilidades que los servicios de Mapfre tenían según las vivencias de los participantes en el estudio. Entre los puntos positivos, la aseguradora comprobó la importancia de las recomendaciones de terceros o del papel de sus oficinas para la satisfacción del cliente. Entre los contras se identificaron las necesidades de adaptar algunas características de sus oficinas o la complejidad de comprensión sobre sus productos.

Combinación entre soluciones verticales y horizontales

Sobre todo lo aprendido, el equipo de De los Reyes ha puesto en marcha una estrategia para aprovechar lo mejor de los programas que la aseguradora tiene en marcha. Un trabajo que arranca en España debido a la presencia de la aseguradora en este país y a los recursos que tiene pero que aspira a llevarla a otras grandes ciudades.

En lo que tiene que ver con iniciativas verticales, la aseguradora está adaptando sus principales programas para sacarles el mayor partido en estas urbes. Entre las iniciativas más avanzadas destacan su acercamiento al segmento de los gamers. "Queremos estar donde están nuestros clientes del futuro, ser nosotros los que vamos a su encuentro" señala De los Reyes. 

En este punto se enmarcan también las iniciativas de Mapfre sobre el colectivo chino, las necesidades de las mascotas, las soluciones patrimoniales, o los programas para pymes o el segmento más senior de sus clientes. Una adaptación de estas iniciativas que llega al nivel de que en diferentes partes de la ciudad puedan verse estrategias publicitarias distintas.

A estas iniciativas se suman los programas más transversales de la aseguradora. Entre ellos, los que mayor impacto tienen son los que hacen referencia al papel de las oficinas, la presencia de la aseguradora en los grandes centros de trabajo o las estrategias comerciales en plataformas como Amazon.

La apuesta por las grandes ciudades de Mapfre tiene en estas iniciativas los primeros coletazos de una estrategia que va a ser clave para el futuro de la aseguradora. Un horizonte en el que el coronavirus ha puesto un punto nuevo de incertidumbre pero al que la compañía ya ha puesto rumbo. Los próximos ejercicios serán claves para conocer si las tendencias identificadas se cumplen o la situación actual generada por el coronavirus nos encamina a un futuro distinto al que anuncian las actuales tendencias.