El fabricante tecnológico sueco Ericsson ha elevado su previsión de suscriptores de 5G para 2020 hasta los 190 millones de usuarios en todo el mundo, pese al impacto que ha tenido en el sector de las telecomunicaciones la pandemia del Covid-19, que ha llevado a un "moderado", aunque "desigual", incremento del tráfico en redes móviles.

Noticias relacionadas

La edición de 2020 del informe 'Mobilty Report' recoge que, a pesar de las incertidumbres causadas por el brote de coronavirus, los operadores continuaron desplegando redes 5G en todo el mundo y más de 75 ya han anunciado el lanzamiento de servicios comerciales de la nueva tecnología móvil.

"Aunque en algunos mercados el crecimiento de las suscripciones 5G se ha ralentizado como consecuencia de la pandemia, esto se ha visto compensado por otros mercados donde se ha acelerado, lo que nos ha llevado a elevar nuestra previsión de suscriptores globales para finales de 2020", señala el informe.

China, la clave

En concreto, detalla que esta mejora de la previsión se debe a una adopción más rápida de la prevista del 5G en China, que contrasta con el ajuste "ligeramente a la baja" que ha realizado para otras partes del mundo como consecuencia de los efectos de la pandemia.

Por ejemplo, señala que el retraso de varias subastas de espectro en Europa llevará a una adopción más lenta del 5G en la región en el corto plazo, así como que también ha revisado a la baja su estimación para 2020 y 2021 en Estados Unidos. Sin embargo, el informe mantiene sin cambios sus previsiones para ambos mercados en 2025.

Asimismo, el informe considera que la adopción del 5G va a ser "significativamente más rápida" que la del LTE (4G) en el momento de su lanzamiento, debido a factores como su evolución en el mercado chino y una disponibilidad más temprana de dispositivos compatibles de distintos fabricantes.

En este contexto, Ericsson prevé que a finales de 2020 haya 2.800 subscriptores 5G en todo el mundo, que representarán alrededor del 30% del total de 8.900 millones de suscripciones previstas para esa fecha, frente a los 8.000 millones que existen en la actualidad.

Durante estos próximos años, el 4G seguirá siendo la tecnología dominante, aunque alcanzará su máximo en 2022, con 5.100 millones de usuarios, para después descender a 4.400 millones a finales de 2025 como consecuencia de una mayor migración de los usuarios hacia el 5G.

Por otro lado, el informe también recoge que, a pesar de la incertidumbre generada por la crisis del Covid-19, el ecosistema de dispositivos 5G sigue ampliándose, como refleja que ya haya más de 100 modelos en el mercado y que se espere que haya smartphones por entre 300 y 400 dólares a finales de 2020.

A este respecto, Ericsson añade que aunque la crisis del coronavirus impactará en los volúmenes de ventas en el corto o medio plazo, el desarrollo de nuevos avances en estos dispositivos sigue intacto.

Impacto del Covid

Por otro lado, Ericsson también analiza el impacto que ha tenido el Covid-19 y las medidas de confinamiento de los distintos países para frenar su expansión en el comportamiento de las redes móviles. Así, señala que, aunque la mayor parte del aumento del tráfico (de entre un 20% y un 100%, según las zonas) fue absorbido por las redes fijas residenciales, muchos de los operadores también registraron un incremento de la demanda en los servicios móviles.

En concreto, señala que se ha producido un "incremento sustancial" del volumen y la duración de las llamadas a través de la red móvil (entre un 20% y un 70%) en las regiones más afectadas durante la primer fase del confinamiento, mientras que el aumento del consumo de datos fue más moderado, y en algunos caso negativo (entre -10% y +20%, según las redes).

Sin embargo, Ericsson detalla que el incremento del tráfico se repartió de forma desigual, con algunas celdas experimentando un "fuerte aumento" pese al comportamiento más moderado del conjunto de la red. Además, en los mercados con una penetración más limitada de las redes fijas, el aumento del tráfico en las móviles fue "especialmente alto".

En este contexto, señala que, en general, la capacidad de la red fue suficiente a pesar de los cambios de patrones de tráfico y la mayor demanda y solo en "raras ocasiones" se observó una "menor degradación" del comportamiento de la red, habitualmente en celdas individuales donde fue necesario un aumento de la capacidad.

Incluso, el informe añade que en muchos casos mejoró el comportamiento de las redes por los menores movimiento de población y el menor tráfico móvil.

Evolución del tráfico

En el conjunto del primer trimestre de 2020, el tráfico total de datos móviles ha seguido creciendo, con un aumento del 14% respecto a los tres últimos meses de 2020. En este contexto, prevé que alcance los 164 exabytes (EB) mensuales a finales de 2025, unas cinco veces más que los 33 EB de 2019.

De cara a los próximos años, el informe prevé que los mercados con mayor población que lancen el 5G de forma más temprana serán los que lideren el crecimiento del tráfico. En consecuencia, la nueva tecnología móvil representará en 2025 el 45% del total del tráfico que circule por las redes móviles.