El grupo automovilístico Renault ha alcanzado un principio de acuerdo con el grupo Dongfeng para la venta a éste de su participación en la empresa conjunta Dongfeng Renault Automobile Company (DRAC), que cesará sus actividades relacionadas con Renault.

Según informó la empresa francesa en un comunicado, esta decisión forma parte de la nueva estrategia que va a implementar en el mercado chino, que estará fundamentada en dos pilares principales que serán los vehículos eléctricos y los vehículos comerciales.

Esta reorientación de su negocio en este mercado asiático supondrá que DRAC dejará todas las actividades vinculadas con la marca Renault, aunque la firma del rombo continuará ofreciendo servicio de posventa para sus 300.000 clientes en el país.

En cuanto a los futuros turismos de la marca para el mercado chino, la compañía explicó que los desarrollos se detallarán "más adelante" como parte del plan a medio plazo de la empresa y resaltó que Renault y Dongfeng continuarán colaborando con Nissan en el área de motorizaciones, así como en el suministro de componentes a DRAC y en la licencia de diésel a Dongfeng Automobile.

Al mismo tiempo, la multinacional que preside Jean-Dominique Senard confirmó que trabajará con Dongfeng en el marco de una "colaboración innovadora" en el campo de los vehículos inteligentes conectados.

Cinco vehículos comerciales para 2023

Por otro lado, Renault indicó que, a través de la 'joint venture' Renault Brilliance Jinbei Automotive (RBJAC), tiene previsto lanzar cinco nuevos vehículos comerciales en China para 2023, al tiempo que también planea abrirse a la exportación a otros países.

Renault subrayó la evolución positiva que está experimentando el mercado chino de vehículos comerciales, que cerró el pasado ejercicio con cerca de 3,3 millones de unidades vendidas. A este crecimiento están contribuyendo factores como la mayor tasa de urbanización y la progresión del comercio electrónico.

Otro de los pilares estratégicos de la compañía francesa en China será el vehículo eléctrico, por lo que prevé reforzar su colaboración con Nissan y Dongfeng en el marco de la 'joint venture' eGT, con el objetivo de que su modelo K-ZE se comercialice en todo el mundo.

Como parte de esta mayor colaboración entre Renault, Nissan y Dongfeng en vehículo eléctrico, un derivado del K-ZE, primer modelo eléctrico de la compañía conjunta eGT, se comercializará en Europa en 2021 basado en el 'concept' Dacia Spring.

El grupo automovilístico francés recordó que el año pasado se matricularon 860.000 vehículos eléctricos en China y la previsión es que este tipo de energía cope el 25% de las matriculaciones en el país para 2030. Renault ha matriculado 270.000 vehículos eléctricos en todo el mundo desde 2011.

La corporación del rombo destacó que esta nueva estrategia en China "consolidará las ventajas competitivas de Renault para mantener una presencia a largo plazo en el mercado chino y permitirá maximizar las sinergias con Nissan".

"Estamos abriendo un nuevo capítulo en China. Nos vamos a concentrar en los vehículos eléctricos y en los vehículos comerciales ligeros, los dos principales impulsores de la movilidad limpia del mañana, y aprovecharemos de manera efectiva nuestra relación con Nissan ", explicó el director de Operaciones del grupo Renault en China, François Provost.