La compañía española de componentes para el automóvil Gestamp paró la actividad de sus once plantas en China para celebrar el Año Chino. La explosión de la crisis del coronavirus alargó el cierre hasta tres semanas. Ahora ve cómo la situación se repite en España mientras recupera la normalidad en el gigante asiático.

Noticias relacionadas

En la actualidad, todos los centros de trabajo de Gestamp en China (once plantas, dos centros de I+D y las oficinas corporativas de la división en Asia) están retomando progresivamente la normalidad, algo que valora de manera “muy positiva”. La última en entrar poco a poco en funcionamiento ha sido la planta de Wuhan. Eso sí, tal y como explican desde la compañía a Invertia, “extremando todas las precauciones de seguridad”.

En este proceso, la empresa de componentes ha adaptado en todos sus centros de trabajo las medidas más estrictas de seguridad en cumplimiento con el protocolo establecido por el Gobierno, para garantizar la seguridad de todos sus empleados en China. Además, ha reforzado los servicios de limpieza.

Hay que recordar que Gestamp cuenta en China con una plantilla cercana a las 4.000 personas y la actividad en este país representa un 9% de su facturación global (9.065 millones de euros de facturación total).

Una vez que las plantas chinas de Gestamp recuperen la normalidad, esta se trasladará a la cadena de suministros de Europa y del resto del mundo. Desde la compañía prefieren no hablar de plazos.

La cadena desde China

“La producción se adapta a las necesidades de nuestros clientes para suministrarles el material que necesiten; en este sentido, Gestamp retoma el ritmo de producción de sus clientes”, afirman.

Además, recuerdan que “el sector de componentes de automoción se va a ir adaptando a las necesidades del cliente allá donde esté”. Gestamp está presente en 23 países del mundo y su prioridad es “siempre ofrecer el mejor servicio a sus clientes al tiempo que protege la salud de sus empleados”. “Somos una compañía global y, como tal, siempre tenemos aprendizajes globales que aplicamos en todos los países del mundo”, insisten.

De hecho, el mayor aprendizaje que analizan desde la empresa es “poder ver que de todo se sale si se toman las medidas adecuadas y eso es lo que estamos aplicando en todas nuestras plantas del mundo”.

El mayor aprendizaje es poder ver que de todo se sale si se toman las medidas adecuadas y eso es lo que estamos aplicando en todas nuestras plantas del mundo

La compañía podrá aplicar esta lección en España, donde “estamos adaptando la situación de nuestras 22 plantas productivas a la de nuestros clientes”. “Estamos viviendo paradas y estamos valorando la manera de actuar en cada caso”, señalan desde la empresa vasca.

Como en todos los sectores económicos de España, la figura del ERTE también planea sobre Gestamp. “Estamos valorando todas las opciones de flexibilidad a nuestro alcance, lo que incluye lógicamente los ERTE que estamos negociando con los sindicatos en nuestras plantas, de manera local en cada una de ellas”, admiten.

Uno de los ámbitos más afectados por la pandemia global es la industria automovilística y sus empresas auxiliares. Todas las plantas de producción de vehículos han cerrado y esta medida también afecta a Gestamp. “Fabricamos para las marcas instaladas en nuestro país y, lógicamente, en los próximos días esa producción irá disminuyendo ante los anuncios de paros”, apuntan fuentes de la compañía. Como en el caso de China, “estamos adaptando las necesidades de producción al ritmo de sus clientes”.

El proveedor de componentes para el automóvil reconoce que “nos encontramos en un escenario complicado a nivel global en el que va a ser esencial la colaboración de todos”. Del mismo modo, admite que “es pronto para conocer el importe de esta pandemia y el subsiguiente impacto en la actividad económica”. Sin embargo, apela a la lección aprendida en China para salir adelante en España y en el resto de mercados en los que está presente.