Codere sigue sin encontrar fondo a su desplome en bolsa. Las acciones de la compañía de juegos de azar se hunde este martes hasta nuevos mínimos históricos intradía en los 1,71 euros después del enésimo órdago de los Martínez Sampedro y los primeros cálculos del impacto de las medidas de cuarentena en Italia.

Noticias relacionadas

La noche del lunes, Codere ha enviado una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que explica que “sus 11 salas de bingo [en Italia] permanecerán cerradas hasta el 3 de abril” y que “su negocio de máquinas en bares se verá afectado por las restricciones a los horarios de apertura” de estos establecimientos.

Y es que el Gobierno italiano ha limitado su funcionamiento desde las 6:00 hasta las 18:00 horas.

Actualmente, la compañía española contaba máquinas tragaperras en 2.198 bares de Italia, por lo que el impacto de esta limitación hasta horas tempranas de la tarde podría tener un impacto notable en sus números de negocio. La comunicación remitida al supervisor especifica que el país transalpino generó 343 millones de euros de ingresos, lo que supone un 25% de la cifra consolidada del grupo.

La compañía ha anunciado que “priorizará la salud y el bienestar de sus empleados y clientes, mientras trabaja para mitigar el impacto financiero en el corto plazo de estas medidas”. En este sentido, ha especificado que “continuará informando sobre el impacto que el brote de coronavirus tenga sobre su negocio italiano o cualquier otro mercado que pudiera verse afectado”.

Junta de accionistas a la vista

Este revés pendiente de números más concretos ha llegado justo cuando la antigua familia dueña de Codere ha vuelto a lanzar un órdago a los fondos de inversión que ahora son los accionistas mayoritarios de la cotizada. En concreto, han solicitado una junta extraordinaria de accionistas para votar la expulsión del consejo del actual presidente y otros de sus miembros.

Masampe, sociedad a través de la que la saga Martínez Sampedro controlan la mayoría de su participación en Codere, ha pedido que el presidente no ejecutivo de la firma, Norman Sorensen, se retire como consejero independiente. Lo mismo para el consejero independiente Matthew Turner y el dominical Timothy Lavelle.

El primero fue nombrado por primera vez consejero de Codere en abril de 2016, procedente de Insperity y Encore Capital. Ese mismo mes se aprobó el nombramiento de Turner y Lavelle, respectivamente procedentes de Arcapita y Studio City International.

Desde la compañía se ha explicado que el punto se incluirá en el orden del día de la próxima junta de accionistas, cuya celebración se determinará en “próximas fechas”.