Codere perdió en los nueve primeros meses 54,6 millones de euros, el 5,5% menos que en el mismo periodo de 2018, ha informado la compañía de juego privado, que ha subrayado que sin aplicar las nuevas normas contables sobre alquileres y por la hiperinflación en Argentina, perdería 24,3 millones.

Noticias relacionadas

Entre enero y septiembre, los ingresos bajaron un 6,3%, hasta 1.045 millones de euros, influidos por la devaluación del peso argentino; mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) retrocedió el 2,6% y sumó 213,5 millones, señaló la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En términos ajustados (excluyendo elementos no recurrentes y la aplicación de las normas contables por la hiperinflación argentina) el ebitda fue de 184,4 millones, inferior en el 9,4% al de un año antes, lastrado por Argentina, Italia, México y Panamá, y pese al crecimiento online en España y Uruguay.

La compañía cerró septiembre con 56.617 máquinas instaladas, el 0,7% más, y con 150 salas de juego (6 más). Por contra, el número de locales de apuestas deportivas descendió desde 481 hasta 273 y el número de bares se redujo de 10.013 a 9.683.

Codere ha publicado este jueves sus cuentas de los nueve primeros meses del año después de reformular las correspondientes al primer semestre para ajustaras a las "inconsistencias" contables detectadas en filiales de Latinoamérica.

Este ajuste ha conllevado restar 16,5 millones de euros al ebitda ajustado de sus filiales en México, Colombia y Panamá tras la investigación encargada a dos firmas independientes y en la que, no obstante, no se han detectado indicios de salidas inapropiadas de fondos, según Codere.