Se aproximan meses de mucha actividad para Telefónica. La operadora de telecomunicaciones está inmersa en al menos tres operaciones de gran calado que podrían definir su futuro inmediato y que, espera su equipo directivo, le otorgarían la ansiada tranquilidad en los mercados.

Noticias relacionadas

La operadora negocia con varios fondos -entre ellos CVC- para la entrada del esperado socio financiero, al mismo tiempo que ha encargado a Morgan Stanley y Citi que reordenen las filiales latinoamericanas y cierren la venta de algunos activos o una participación de control de las filiales en el continente.

Al mismo tiempo, se encuentra buscando socios estratégicos o financieros para sus dos nuevas compañías: Telefónica Tech y Telefónica Infra. El objetivo es cerrar cuanto antes, y en la medida de lo posible, estas operaciones, con lo que se ejecutaría la parte más importante del Plan Estratégico lanzado por José María Álvarez Pallete en noviembre.

Las fuentes consultadas indican que Pallete quiere cerrar gran parte de la ejecución de plan antes de la Junta de Accionistas programada para antes del verano -probablemente en junio- con lo que enviaría dos mensajes: el primero de tranquilidad al mercado, que ha castigado la acción de Telefónica en las últimas semanas hasta mínimos en doce años; y el segunda a sus accionistas, que esperan buenas noticias tras un año aciago en Bolsa.

De esta manera, el objetivo es presentar a la Junta de Accionistas "siete u ocho" acciones concretas y de ejecución pura que demuestren que la puesta en marcha del plan es una prioridad, más allá de los anuncios de finales del año pasado. Un proyecto que estará marcado por la estrategia de fusiones y adquisiciones (M&A).

Operaciones cerradas

En función de estos anuncios, ya hay dos procesos encaminados. El primero es la venta de torres en Latinoamérica en la línea de rentabilizar las infraestructuras; el segundo, la reestructuración del área corporativa que ya está en marcha.

La idea de Pallete es presentar hechos concretos y al menos un anuncio de gran calado como podría ser la entrada de un nuevo socio financiero o una gran operación en Latinomérica. En definitiva, movimientos que consoliden la percepción del mercado respecto de Telefónica y que sitúen a la acción por encima de los 7,50 euros, más de un euro por encima de la actual cotización, como ya apuntó este periódico.

Un objetivo que tendrá una prueba de fuego a mediados de este semestre en la Citi Annual European & Emerging Markets Telecoms Conference, una reunión clave con analistas de todo el mundo. Éste debería ser el momento en el que Pallete podría presentar las primeras acciones concretas, aunque en el sector insisten en que no hay que apurar operaciones ni presionar los tiempos del mercado.

José María Álvarez Pallete presentó en noviembre un ambicioso plan estratégico para fundar "la Telefónica de los próximos 100 años". La segregación de sus activos en Latinoamérica, el foco en Brasil, España, Reino Unido y Alemania, la creación de Telefónica Tech y Telefónica Infra y una nueva estructura corporativa buscaban dar el impulso definitivo para la transformación digital de la compañía.

Desde dentro de la compañía están convencidos de que éste era el plan que necesitaba. Es una revolución calcada a la que hubiese hecho un temido fondo activista como Elliot al entrar a Telefónica, pero realizada desde dentro de la operadora. 

Nuevo socio financiero

Pero los mercados no lo han visto así. Desde que se presentó el plan, la acción ha caído un 10% y coqueteó con la barrera psicológica de los seis euros. El lunes cerró en 6,11 euros, pero la volatilidad ha marcado las últimas semanas al hilo de especulaciones sobre estos movimientos corporativos.

El plan fue muy bien acogido por los inversores los primeros días tras la presentación del 27 de noviembre, pero la euforia decayó días después porque hay dudas en los inversores respecto a que este plan se traduzca en acciones concretas. En el papel, el plan es lo que necesita Telefónica, pero en la práctica hay dudas respecto de su materialización.

En estos momentos, Telefónica negocia con varios fondos la entrada en el capital de la compañía. La operación que ha salido a la luz pública es la de CVC, según informa El Independiente, aunque no es la única en la que trabaja la operadora de telecomunicaciones. 

La idea es dar entrada a uno o varios socios que refuercen el capital de la compañía y que no tengan voluntad de gestión. Estamos hablando de un grupo de fondos, socios que den estabilidad al accionariado y alejen la posibilidad de la entrada de fondos oportunistas o activistas, al mismo tiempo que envíen un mensaje de tranquilidad al mercado.

En estos momentos, la capitalización bursátil de Telefónica llega a los 31.700 millones de euros, lo que significa que cada socio que entre en la compañía debería hacerlo invirtiendo más de 300 millones de euros por cada 1% de la compañía.

Interés de Millicom

En el caso de Latinoamérica, se ha contratado a Morgan Stanley para que reorganice Telefónica Hispan (todos sus negocios en la región excepto Brasil) y la lleve desde un spin off organizativo hasta un spin off financiero. Adicionalmente, se ha fichado a Citi para que busque socios estratégicos que puedan entrar en parte o todo el negocio.

Algunos bancos de inversión valoran el negocio de Telefónica en Latinoamérica entre los 13.000 y los 10.000 millones de euros. De momento, ha trascendido que Millicom podría estar interesada en este negocio con una participación mayoritaria, pero no total. Millicom es un socio estratégico de Telefónica que ya compró algunas filiales centroamericanas el año pasado.

Las otras operaciones sobre la mesa son la búsqueda de socio estratégico para Telefónica Tech y Telefónica Infra. La primera está más avanzada, ya que se ha contratado a Morgan Stanley para que lidere el proceso.