El informe final de la Comisión Nacional de Seguridad en el Transporte de Indonesia (KNKT) sobre el accidente de un avión Boeing 737 MAX que acabó con la vida de 189 personas en el mar de Java el 29 de octubre de 2018 emplaza al fabricante aeronáutico estadounidense a realizar mejoras en los sistemas de cabina, incluido el sistema de estabilización automático MCAS, además de hacer recomendaciones de mejora de formación de los pilotos a la aerolínea del vuelo, Lion Air, a la que critica por no haber dejado en tierra la aeronave por la detección previa de errores en vuelo.

Noticias relacionadas

El informe final, al que ha tenido acceso Reuters y que será publicado este viernes, hace recomendaciones de mejoras tanto a Boeing como a la aerolínea local indonesia Lion Air y a la Agencia Federación de Aviación de Estados Unidos (FAA).

Menos de cinco meses después del siniestro de Indonesia, otro avión Boeing 737 MAX se estrelló el 10 de marzo en Etiopía poco después del despegue desde el aeropuerto de Adís Abeba, provocando la muerte de las 157 personas que viajaban a bordo.

Los dos siniestros provocaron que las autoridades aeronáuticas decidieran suspender las operaciones con el modelo Boeing 737 MAX. Este miércoles, los investigadores de la KNKT explicaron a las familias de las víctimas que en el accidente se vieron envueltos una serie de factores, incluyendo problemas mecánicos y de diseño, así como falta de documentación sobre cómo se comportarían los sistemas.

Las "deficiencias" en la comunicación de la tripulación de vuelo y el control manual de la aeronave contribuyeron al accidente, al igual que las alertas y distracciones en la cabina del piloto, según el documento informativo que se trasladó a los familiares.

El informe final señala que el primer oficial no estaba familiarizado con los procedimientos y que había mostrado problemas con el manejo de la aeronave durante la formación. También concluye que un importante sensor que proporcionaba datos al sistema automático de estabilización MCAS había sido mal calibrado por un taller de Florida y que había sólidos indicios de que no había sido probado durante la instalación por el personal de mantenimiento de Lion Air.

El informe de la KNKT subraya que la aerolínea Lion Air debería haber retirado el avión de circulación tras los fallos detectados en vuelos anteriores y apunta que 31 páginas de los registros de mantenimiento de la aerolínea en octubre. Lion Air no ha querido hacer declaraciones sobre el informe.

Estudiar la guía de seguridad

Por su parte, Boeing ha informado de que está estudiando las recomendaciones de seguridad de Indonesia para mejorar los sistemas de cabina y la supervisión por parte de los reguladores estadounidenses.