Indra se desmarca de las actuaciones de su expresidente, Javier Monzón, después de que éste y la propia compañía fueran citados como investigados en el caso Púnica. Desde la compañía insisten en que la investigación de la presunta trama de financiación irregular del PP es anterior a 2015 y, por tanto, anterior también a la llegada del actual equipo que lidera Fernando Abril-Martorell. 

Noticias relacionadas

El magistrado que instruye el caso considera que Indra, con Monzón a la cabeza, "se convirtió en instrumento de desvío de los fondos públicos de ICM, y en la caja pagadora de los servicios electorales prestados encubiertamente al Partido Popular de Madrid y de otras deudas del partido o de sus dirigentes".

Desde la compañía insisten en un comunicado en que colaboran "estrechamente" con la Justicia para aclarar todo lo ocurrido, y que han enviado "todos y cada uno de los documentos y de la información" obtenida en su investigación interna. De ella se desprende que "si alguna conducta irregular se hubiera eventualmente producido [...] la misma se debió ejecutar violando los modelos de organización y de gestión y vigilancia aprobados en 2011". 

Sostiene el comunicado que con el relevo de Javier Monzón en la presidencia se ha "reforzado el sistema de prevención de comisión de ilícitos por parte de sus administradores y empleados". Por tanto, insiste en un comunicado, "mantiene exhaustivos controles de la legalidad de la actuación de sus directivos y empleados y de depuración de posibles conductas irregulares".

No está acusada 

La empresa que ahora lidera Fernando Abril Martorell recuerda que "ninguno de los directivos y empleados que aparecen como investigados en la causa presta servicios en Indra en la actualidad". Además, recuerda que el haber sido declarada como investigada "no implica en esta fase del procedimiento la acusación por ningún delito, ni tiene efecto sobre la capacidad jurídica para contratar de Indra".  

El comunicado de Indra llega horas después de que se confirmara que tendrá que acudir como investigada (en la figura de persona jurídica) el próximo 4 de octubre. 

La situación de Monzón es compleja, no sólo por el desmarque de Indra, también porque en las próximas semanas tendrá que informar a los consejos de Prisa y Openbank de los que es presidente no ejecutivo. Ambas compañías tendrán que decidir sobre su futuro.