Hoy las largas colas que dan entrada a los Primarks de las principales arterias de las capitales de Europa y Estados Unidos están de luto. Arthur Ryan, fundador de la compañía e impulsor de la 'fast fashion', ha fallecido a los 83 años de edad tras sufrir una corta enfermedad, según ha anunciado la firma de moda en un comunicado.

Noticias relacionadas

El empresario lanzó el embrión de la firma en 1962 en Irlanda. Una empresa llamada Penneys que doce años después pasó a denominarse Primark, por un conflicto de marcas. Ryan capitaneó la compañía hasta 2009, fecha en la que dejó la dirección ejecutiva y pasó a dedicarse a la presidencia de la empresa. 

En estos años, el fundador de Primark creó un gigante que en la actualidad suma 350 tiendas en doce países entre Europa y Estados Unidos. ¿La fórmula del éxito? Acercar a los bolsillos menos pudientes las últimas tendencias. Prendas que en muchas ocasiones pueden durar una sola temporada pero que han permitido democratizar la experiencia de estrenar ropa cada fin de semana a millones de personas. 

Paul Marchant, actual CEO de Primark, ha mostrado su pesar en un comunicado: "En nombre de todos en Primark estamos muy tristes por el fallecimiento de nuestro fundador y presidente, Arthur Ryan. Queremos expresar nuestras más sinceras condolencias a la familia de Arthur en este momento tan triste. Arthur Ryan era un comerciante verdaderamente dotado y un líder visionario".

Marchant ha resaltado su papel innovador: "Fue un verdadero pionero en el comercio minorista. Innovó y nunca fue complaciente a pesar de los muchos éxitos que consiguió. Nos desafió a todos a ser la mejor versión que podíamos llegar a ser. Su motivación y pasión siempre le acompañaron junto con una gran humildad, integridad y apoyo para nuestra gente. Todas estas características siguen siendo los principios rectores en Primark en la actualidad".

Del mismo modo, el CEO de Primark ha querido destacar que Ryan nunca se separó de la realidad del negocio. "A lo largo de toda su carrera, Arthur se mantuvo profundamente conectado con el cliente. Visitaba regularmente las tiendas y caminaba por los talleres. Su legado continuará en el negocio que él fundó y construyó. Aquellos de nosotros que trabajamos estrechamente con él apreciaremos su amistad y sabiduría, y toda su familia Primark lo extrañará".