Usain Bolt, Hugh Jackman y Richard Branson van juntos a spinning. Bueno, las clases de spinning son en sus casas. Los tres forman parte de la comunidad de Peloton, una start-up estadounidense que vende bicicletas y cintas de correr.

Noticias relacionadas

En realidad, Peloton es más que eso. La marca vende sus aparatos junto a una pantalla desde la que los usuarios pueden seguir clases de fitness desde sus casas. Han vendido más de 400.000 bicicletas y ya planean su salida a bolsa. Además, la compañía crea su propio contenido y sus profesores se han convertido en estrellas en las redes sociales.

La start-up empezó a pedalear en 2012 y desde entonces ha ido creciendo hasta conseguir más de 990 millones de dólares en rondas de inversión. Después de cerrar la última, 550 millones en agosto del año pasado, Peloton está valorada en 4.000 millones de dólares por el mercado.

Según CNBC, la compañía va a cerrar su año fiscal con un beneficio de 700 millones de dólares, tras alcanzar unas ventas de 370 millones de dólares en 2017.

20 clases en directo al día

Peloton cuenta con estudios de grabación en Nueva York, donde los usuarios de sus bicicletas pueden asistir a clases en vivo. Actualmente cuenta con 26 instructores, 20 clases al día y ofrece unas 10.000 sesiones a la carta de entre 15 minutos y una hora disponibles en las pantallas de sus cintas y bicicletas.

Pese a haber revolucionado el mundo del fitness, las bicicletas de Peloton no son para todos los bolsillos. El precio de venta es de unos 2.000 dólares, sin contar con la suscripción de 40 dólares al mes para poder ver las clases. Con una tarifa de unos 20 dólares, los usuarios también tiene acceso a clases de meditación y yoga.

Salida a bolsa

Según Bloomberg, la compañía ya ha elegido a dos entidades bancarias para preparar su salida a bolsa. Goldman Sachs y JP Morgan serán los encargados de preparar la oferta pública de venta que podría alcanzar los 8.000 millones de dólares.

Clement Thibault, analista financiero sénior de Investing.com, explica a EL ESPAÑOL que es pronto para valorar esta oferta. “Lo que sabemos es que Peloton consiguió 550 millones de dólares en agosto y una valoración por encima de los 4.000 millones”, subraya.

Thibault recomienda esperar a los próximos resultados de Peloton para analizarlos. “Las valoraciones privadas suelen ser superiores a las públicas, así que tener a la compañía doblando su valor y haciéndola pública a la vez, sería raro”, explica el analista. “Creo que veremos una OPV sobrevalorada. Una vez los resultados financieros sean públicos, podremos concretar una valoración mucho mejor”, concluye.