Berkeley Energia se ha disparado en bolsa un 29,37%, con máximos intradía de 0,36 euros por acción y cierre en 0,348 euros, impulsada por el anuncio de avances en su proyecto de la mina de uranio en Retortillo (Salamanca) y sus buenas previsiones para el mercado de este metal.

Noticias relacionadas

La subida es la más pronunciada de todo el Mercado Continuo a media sesión bursátil.

La compañía ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) su informe trimestral del periodo cerrado el pasado 31 de diciembre, en el que destaca que el precio 'spot' del uranio se ha seguido fortaleciendo en el periodo, cerrando en los 28,5 dólares (unos 25,1 euros) por libra, un 4% más que en el trimestre anterior.

Así, Berkeley Energia señala que los fundamentos para el uranio siguen "siendo muy sólidos", con la existencia de un ciclo de recontratación para las empresas de servicios públicos de EEUU y con aumentos en la capacidad nuclear global.

Además, la empresa indica que ha recibido una serie de evaluaciones favorables de varios organismos reguladores al proyecto, incluidas dos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) referentes al plan de vigilancia preoperacional para el control de las aguas subterráneas y de las afecciones radiológicas. No obstante, precisa que está todavía a la espera del informe de recomendación del CSN.

El dueño de la mina de uranio subraya que el proyecto se está desarrollando "con los más altos estándares internacionales" y afirma que su compromiso con el medio ambiente "sigue siendo una prioridad". Asimismo, asegura que continúa realizando revisiones del diseño de ingeniería del proyecto.

Berkeley Energia también señala que se encuentra en "una sólida" posición financiera, con un total de 100 millones de dólares australianos (unos 63 millones de euros) en efectivo.

La comunicación remitida a la CNMV también explica que "las muestras de suelo recolectadas cerca de la mina de Salamanca, además de uranio, registraron anomalías significativas en otros elementos como oro, litio, cobalto, estaño y tierras raras". En este sentido, la cotizada ha explicado que ya "ha solicitado doce nuevos permisos de investigación para todos los demás elementos" para un área que cubre más de 350 kilómetros cuadrados.