La Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) quiere reinvidicar su papel en la sociedad. Parece que sus gestores se han cansado de las críticas periódicas que surgen sobre su papel (fundamentalmente por las pérdidas en las que podría incurrir el Estado en el futuro) y ha querido dar un golpe sobre la mesa.

Noticias relacionadas

Para ello, coincidiendo con su quinto aniversario, han encargado un informe sobre el impacto económico que tiene Sareb en nuestra economía. Y en él destaca el papel fundamental que tiene la sociedad en las economías autonómicas y locales. En concreto, destaca que la gestión de los más de 107.400 activos con los que nacía en 2012, ha supuesto una contribución de 1.687 millones de euros.

La mayor parte de ese gasto asociado a la gestión de su cartera inmobiliaria se ha situado en Cataluña (19,9%), seguido de Valencia (16,5%), Madrid (12,1%) y Andalucía (11,9%). Un dinero que se destina, sobre todo, al pago del Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI), al mantenimiento de las empresas de servicios locales y al pago de las comunidades de vecinos. Un concepto, este último, al que ha destinado 414 millones de euros.

Nuevos proyectos

El informe, emitido por EY, destaca también que esas mismas autonomías son aquellas en donde más dinero se ha invertido en la iniciación de obras y construcción de nuevas viviendas en los suelos. En total, 64 millones de euros destinados a desarrollar promociones que estaban paralizadas o sin poner en marcha. En este caso, Cataluña es la más beneficiada con 17 millones de euros, seguida de Andalucía y Madrid con 13 millones. Valencia ‘sólo' logra 11 millones.

Las que menos han recibido son La Rioja, Murcia, Castilla-La Mancha y Canarias, con menos de un millones de euros cada una.

Unas inversiones realizadas en aquellas zonas donde Sareb tiene más influencia, que coincide con los lugares donde se les traspasaron los activos inmobiliarios. No hay que olvidar que la Sareb recibió los activos de Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia, Banco Gallego, Banco de Valencia, BMN, Liberbank, Caja 3 y CEISS.

Pago de impuestos

Estas entidades traspasaron más de 50.780 millones de euros en activos, distribuidos entre activos financieros e inmobiliarios. La mayor parte corresponde al primer apartado, 39.843 millones; mientras que del segundo recibió 11.343 millones de euros. De hecho, buena parte de la actividad de Sareb radica en la gestión y negociación de los préstamos.

Actividad por las que acumula una contribución económica directa de 5.392 millones de euros a la economía española. Y un pago de impuestos de 781 millones de euros, de los que el 47% corresponde al IVA, el 45% al IBI y otros tributos, un 5% al IRPF y un 3% a la Seguridad Social. Una cifra que equivale (la de los tributos) a los presupuestos de ayuntamientos como los de Sevilla o Valencia.

En estos cinco años el informe destaca que el 20% de los ingresos de Sareb corresponden a acuerdos comerciales para la gestión de préstamos.

La rentabilidad

Sea como sea, la Sareb sigue siendo un reto de cara a los próximos años. Su mandato termina en 2027, y para entonces debería haber logrado desinvertir todos los activos traspasados. Para el desarrollo de actividad emitió, además, 20.000 millones de euros en deuda (avalados por el Estado) para poder culminar las operaciones.

La Comisión Europea ha instado al Gobierno a trabajar en el reto de incrementar la rentabilidad de la sociedad. No hay que olvidar que los datos de Bruselas estiman que España se juega el 4% de su PIB si fracasa la sociedad.

Ahora mismo Sareb se enfrenta a un gran reto: la desinversión de su cartera. Por mandato, los descuentos que puede ofrecer en los activos son muy reducidos. Su principal misión es no vender por debajo del precio en libros, lo que limita su capacidad de actuación.

La socimi

Para ello, uno de los pasos que ha dado Sareb es la creación de Témpore Properties. La socimi del banco malo que saldrá a cotizar en las próximas semanas. Un vehículo al que se han traspasado una selección de los mejores pisos que la compañía tiene en alquiler. En concreto, 1.500 viviendas en zonas de alta demanda en el mercado de alquileres. Una operación valorada en 175 millones de euros.

Expertos del mercado inmobiliario confían en la rentabilidad que se pueda obtener por parte de este nuevo vehículo creado por la empresa que lidera Jaime Echegoyen. “Un éxito” en palabras de un importante actor inmobiliario, que confía -además- en que su salida a cotización en el MAB oportunidad de obtener beneficios a todos aquellos inversores que opten por invertir en la sociedad.

De hecho, una de las ventajas de esta socimi es que, en los próximos años, si la sociedad funcionara bien, podría incrementar su parque de viviendas gracias a los activos que Sareb tiene en cartera.