Un millón de clientes en Italia para 2020. Esa es la primera meta que se marcó Iberdrola cuando el pasado mes de julio anunció su desembarco en el mercado minorista de energía eléctrica. La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán quiere subir esa cifra a entre 2 y 3 millones para 2023, con lo que captaría entre un 5% y un 7% de cuota en un mercado en que la tarta se la reparten rivales como Enel, Eni y Edison (EDF).

Noticias relacionadas

Para lograrlo, Iberdrola ha lanzado ya su artillería en los medios de comunicación italianos. Durante las próximas semanas, la compañía insertará anuncios de televisión, radio y ‘banners’ en los principales medios del país para dar a conocer la marca (y su logo) y su oferta de energía 100% renovable entre los hogares italianos.

La campaña en medios es parte de los 500 millones de euros que la compañía va a dedicar hasta 2020 para ofrecer soluciones de suministro de electricidad y gas para hogares, pymes y las industrias italianas.

La compañía decidió entrar en el mercado minorista italiano el año pasado y ha seguido adelante con sus planes a pesar de que el Gobierno ha retrasado hasta 2019 la completa liberalización del segmento, ya que considera este mercado “una prioridad” para el grupo.

El mercado eléctrico italiano tiene un total de 37 millones de clientes, de los que más del 60% están acogidos a la ‘maggior tutela’, la tarifa regulada del país. Para los expertos, el aterrizaje de Iberdrola en el mercado presionará los márgenes de las demás empresas de servicios. El segmento comercial abre una oportunidad de negocio para Iberdrola en la medida en que sus productos personalizados y soluciones de generación distribuida, dos productos que la compañía marca en su plan estratégico, capten al cliente italiano como prevé.

Para penetrar en ese nuevo mercado, la española descarta la adquisición de compañías locales y pretende crecer de forma orgánica, como señaló en agosto un informe del banco de inversión Equita SIM. El plan estratégico de Iberdrola para el período 2016-2020 contempla inversiones por 25.000 millones.

Presencia en Italia

La eléctrica vasca, que está presente en el mercado mayorista italiano de electricidad desde 2006, dispone de una sociedad con sede en Roma a través de la que comercializa a los clientes finales (Iberdrola Clienti Italia) y que tiene su propia web operativa donde muestra las ofertas por los servicios de luz y gas.

Su apuesta por el mercado minorista llega un año y medio después de que diera un paso atrás en el segmento de renovables en el país y vendiera a CEF 3 Wind Energy sus activos eólicos por 193,7 millones de euros. La eléctrica tenía una potencia instalada de 245 megavatios (MW) repartidos entre el Lago Arancio, Rocca Ficuzza, Nobrodi, Alcántara (en Sicilia) y S. Agata en la provincia de Foggia, que había puesto en marcha entre 2009 y 2011. En su momento afirmó que tomaba esta decisión para centrar su foco en sus mercados principales: Reino Unido, Brasil, Estados Unidos, México y España.

Esta entrada en Italia persigue asentar un modelo de negocio como el que tiene en España, donde cuenta con una cartera de más de 16 millones de contratos, unos 10 millones en electricidad, casi un millón en gas y otros cinco millones en otro tipo de productos y servicios. Del total de contratos en España, casi 13 millones corresponden al mercado libre y alrededor de 3,6 millones a la tarifa regulada.