Las patronales catalanas toman este lunes la antorcha que han ido encendiendo durante los últimos días algunas de las mayores empresas de la región, encabezadas por Isidre Fainé, y están trasladando mensajes a Carles Puigdemont y su entorno para que abandonen la idea de una Declaración Unilateral de Independencia (DUI), entren en razón y retomen la senda de la legalidad.

Noticias relacionadas

Este fin de semana, tal y como ha podido confirmar EL ESPAÑOL de fuentes próximas a la conversación, el presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera, presidente también de Colonial, transmitió a Puigdemont, acompañado por el director general de la institución, Jordi Alberich, un mensaje diáfano: Una DUI sería una “bomba para la economía catalana”. En realidad, era sólo una forma más de insistir en la opinión que ya habían expresado el miércoles en un comunicado.

El Círculo de Economía ya había expresado durante los últimos días su “máxima preocupación” ante un movimiento radical que "sumiría al país en una situación extraordinariamente compleja y de consecuencias desconocidas pero, en cualquier caso, muy graves".

“Sometería a la ciudadanía catalana, sea cual sea su sensibilidad política, a una tensión de difícil control", rezaba el comunicado, que hablaba de cómo “la amenaza de deterioro de la convivencia va acompañada de un daño notable al gobierno de las cosas y al mantenimiento de la recuperación económica y del empleo”.

Una de las claves de la reunión estuvo en el hecho de que el mensaje de Brugera dejaba claro un hecho: las retiradas de efectivo y los cambios de oficina o de entidad de algunos ciudadanos son una alerta temprana que podría contagiarse a los analistas y a los accionistas de las empresas. La situación no es que aconseje evitar movimientos unilaterales como el previsto por Puigdemont, es que obliga a ello.

Renuncia antes de la apertura de la Bolsa

Para los empresarios, lo ideal sería que Puigdemont renunciase públicamente a una DUI antes de la apertura de la Bolsa de este lunes, si bien no está claro que el presidente de la Generalitat vaya a dar ningún paso.

Al parecer, eso sí, Puigdemont habría reconocido la gravedad de lo acaecido tras la expulsión de Cataluña de colosos bancarios como Caixabank o Sabadell, así como otras entidades más pequeñas, lo que ha terminado convirtiendo Valencia en una City y Cataluña, en un yermo financiero. Y a él en objeto de burlas cada vez que se recuerdan los vídeos de su predecesor, Artur Mas, en los que no sólo negaba que fueran a irse los bancos sino que hablaba de cómo se pegarían por ir a una Cataluña independiente.

Si bien la última toma de postura del Círculo fue muy reciente, fuentes próximas a la organización consultadas por este diario no descartaron que volviese a haber un nuevo comunicado, “antes del martes”, esta vez para hablar sobre la salida de empresas catalanas.

El rol de la patronal

Por su parte, el presidente de la patronal de empresas catalanas Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà, ha convocado a su Comité Ejecutivo a una reunión extraordinaria que se celebrará a las 16:00 horas y cuyo único punto del día es “analizar la situación política e institucional" en Cataluña. El último comunicado de la organización había sido para condenar la violencia en el 1-O.

Sin embargo, a finales de julio, Fomento ya advertía de que la ley de desconexión supondría “un golpe de Estado jurídico contrario al derecho interno e internacional", y que la imposición de una DUI exprés con una mayoría simple de votos supone un "ejercicio de enorme irresponsabilidad política de consecuencias impredecibles".

Círculo del Trabajo es una asociación cívica independiente creada en los años 50 del siglo pasado, formada por 1.400 socios y 125 entidades colaboradoras con perfiles profesionales y sensibilidades políticas muy diferentes, lo que lo convierte en un grupo heterogéneo y transversal, que se sostiene sólo de las aportaciones de socios y entidades colaboradoras.

Entre su directiva se encuentran la directora de la Barcelona Graduate School of Economics, Teresa Garcia-Milà Lloveras; el presidente de Caixabank, Jordi Gual; el presidente de Puig, Marc Puig; el consejero delegado de Roca, Ramón Asensio; el consejero delegado del Sabadell, Jaume Guardiola; el presidente de Hotusa, Amancio López Seijas; Marta Plana, cofundadora de Digital Origin, así como otros directivos y académicos.

Fomento del Trabajo Nacional es la patronal más antigua de Europa y representa desde 1771 a los empresarios y la potente industria catalana. Una organización independiente, privada, sin ánimo de lucro, acogida al derecho constitucional y legal de asociación de los empresarios.

¿Y no hay patronales a favor de la independencia? Está el Cercle Catalá de Negocis (CCN), una asociación apenas representativa que afirma contar con un millar de empresarios, pero que no cuenta con ni una sóla empresa conocida entre sus referentes.

Nuevas fugas

Lo que parece claro es que la semana volverá a estar marcada por anuncios de empresas sobre su salida de Cataluña o su futura salida de Cataluña en caso de DUI. Es el caso de Abertis o Cellnex, por ejemplo.

Aunque muchos medios especulamos sobre qué empresas están considerando cambiar su sede social de Cataluña, lo cierto es que son tantas las que se lo plantean que no sale a cuenta hacer una lista.

Todo dependerá de lo que suceda el próximo martes cuando Puigdemont comparezca a las 18:00 horas, una intervención a la que se comprometió tras la suspensión por el Tribunal Constitucional del pleno del Parlamento catalán.

Si de la valoración del resultado del referéndum y el análisis de sus efectos sale una DUI, el día siguiente se verán decenas de anuncios de compañías que no pueden permitirse la inseguridad jurídica de estar en un supuesto estado no reconocido y, presuntamente, aislado de la Unión Europea. Habrá que ver cuál es el efecto, hasta entonces, de la presión de unas compañías que quieren lograr, por la vía de la economía, lo que los políticos fueron incapaces de conseguir.