Los nuevos actores financieros digitales, los 'fintech', son un reto para los bancos tradicionales. Hasta tal punto de que pueden suponer una amenaza. En palabras del consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, se trata de "nuevos participantes, que no están regulados con los que no competimos en igualdad de condiciones. Son paracaidistas que llegan, atacan y se llevan una porción del negocio", ha argumentado durante una jornada financiera organizada por Iese.

Noticias relacionadas

"A nosotros nos pone en una mala posición porque no podemos competir como iguales. Terminará regulándose en el tiempo. Hay que asegurar también al consumidor con estos participantes. No estamos en igualdad de condiciones, es injusto", ha recalcado.

Larena considera que el sector financiero se mueve en un escenario marcado por la "ralentización de la economía, los bajos tipos de interés, la hiperregulación derivada de la crisis y el futuro digital, que ha venido para quedarse". Ahí, asume, la banca minorista está en un proceso de cambio, por factores coyunturales (como el escaso crecimiento de la economía o los tipos de interés negativos) Y, también, factores estructurales, como la "sobrerregulación" que ha calificado de "asfixiante".

Y, ahí, en ese contexto, es donde están apareciendo los 'fintech'. "Están apareciendo nuevos actores como churros". "La combinación de nuevas tecnologías y la hiperregulación están facilitando que aparecezcan estos actores. Algún iluso pensó que la mayor regulación nos protegía, es lo contrario".

La crisis del banco

Larena, que llegó al cargo de consejero delegado de Popular el pasado mes de julio, no ha querido valorar en su intervención en Iese el próximo relevo en la presidencia de la entidad, que relevará a Ángel Ron en favor de Emilio Saracho. "Cada día me gusta más el banco. Es un bancazo. Tiene sus dificultades, que tienen que ver con una decisión estratégica, que nos tenemos que librar de ella, la parte inmobiliaria. El negocio [bancario] va muy bien", ha resumido.

"Hace dos meses teníamos el 17% del mercado en pymes y ahora tenemos el 17,8%. Seguimos creciendo en los segmentos en los que somos buenos", ha argumentado. "Me he encontrado un banco herido en proceso de recuperación, que es muy consciente de lo que le pasa… Y me he encontrado un equipo humano de narices. No estamos acostumbrados a aparecer en el periódico todos los días y estamos saliendo por cosas que no tienen nada que ver con el negocio".

Vender o no el banco

En cuanto a la posibilidad de que el Popular sea adquirido, Larena reconoce que esa opción existe. "No me extrañaría que nos quisieran comprar, tenemos un negocio principal que es una joya". Sin embargo, matiza que el futuro presidente no tiene esa orden. "Saracho no tiene ningún mandato de vender el banco, que yo sepa", ha respondido Larena a los medios de comunicación.

Tampoco cree que haya "interinidad" en la presidencia hasta el relevo. "Hay una salida y una entrada de presidente, está dentro de lo normal. Ángel Ron es impecable, un banquero de toda la vida y tenemos una persona que viene que es una joya, tiene una enorme experiencia y un enorme conocimiento del sector bancario". Larena reconoce, sin embargo, que no conocía a Saracho hasta fechas recientes.

El mensaje a los accionistas de Larena es que "el banco es sólido y está curándose de los problemas que tiene que no son definitivos ni mortales".