"Es un error estratégico si los bancos pensamos que podemos aumentar nuestra rentabilidad aumentando las comisiones a los clientes", ha asegurado hoy el consejero delegado de Bankia, José Sevilla. Aboga por la contención de dichas comisiones sólo unos días después de que Banco Santander anunciara un alza en los cobros de las tarjetas de crédito a sus clientes con cuenta 1,2,3. "Podemos ganarnos el rechazo de los clientes", ha asegurado durante unas jornadas financieras organizadas por IESE.

Noticias relacionadas

"Hay interés por parte del supervisor [el Banco de España] de que los bancos repiensen el modelo de negocio y eso puede llevar a aumentar comisiones. La experiencia no es tan clara. El BCE ha sacado un informe donde tiene un monográfico sobre las comisiones. Dice que la experiencia de los bancos que cobran más comisiones no garantizan la estabilidad financiera", ha argumentado Sevilla. "La cuarta parte de los ingresos de un banco son comisiones", ha indicado. "Sería engañarnos si pensamos que los problemas de rentabilidad se solucionan con un aumento de las comisiones, aunque cada uno haga lo que considera más adecuado".

El consejero delegado de Bankia también ha valorado el proceso de fusiones del sector, aunque no ha entrado a valorar la integración de su entidad con el otro banco nacionalizado, BMN. "La reflexión sobre la rentabilidad nos tiene que llevar a ser rentables a largo plazo y eso va a determinar los procesos de consolidación. Los bancos tenemos que serlo, tenemos la necesidad porque el regulador nos obliga; tenemos que cumplir con un ratio de recursos propios y para eso hay que dar beneficios", ha asumido. "Hay drivers y lo normal es pensar que se vaya produciendo una mayor consolidación".

Un proceso de consolidación que, por ahora, será nacional y no a escala europea. "Las economías de escala de eficiencia y normativas son las mismas en el conjunto de Europa, pero hace falta más cosas para tener bancos paneuropeos: que finalice el proceso regulatorio europeo, que acabemos de avanzar en la armonización, avanzar en la integración fiscal", ha asumido Sevilla. "Habría que impulsar la integración bancaria, porque también está el debate del fondo de garantías europeo y los gobiernos tienen que estar dispuestos a perder la soberanía sobre sus bancos".

Adiós a los tipos negativos

En este entorno europeo, el final de los tipos de interés, que están dañando los márgenes de las entidades, puede llegar a su fin, aunque aún es pronto. "Lo normal es que los tipos de interés se vayan normalizando", prevé Sevilla.

"Lo que ha hecho [el presidente del Banco Central Europeo, Mario] Draghi ha sido bueno, es muy meritorio, ha ayudado a mantener la cohesión; y también ha sido muy positivo para los bancos", ha asegurado el CEO. Para él, los tipos de interés bajos han facilitado que la gente "que tenía problemas de deuda la hayan podido pagar". "Es cierto que las expectativas de inversión están cambiando y eso lleva a que el BCE piense cómo se sale de esta política de interés laxa; no creo que los tipos se vayan a situar elevados, pero un alza, a los bancos nos ayudaría".

En cuanto el entorno económico, Sevilla ha reconocido que la banca está "muy condicionada por el ciclo económico". "Si la economía va bien los bancos crecemos. En los últimos años la economía española ha vivido un proceso de desapalancamiento, de desendeudamiento", ha apuntado. Según ha comentado, se trata de un proceso "duro y complicado que lleva a situaciones difíciles". "Los bancos hemos tenido nuestra parte de convivir en un entorno de un sistema financiero que se ha reducido de tamaño; la capacidad instalada se ha reducido un 25%", ha resaltado.

En el caso de Bankia, sólo a lo largo de 2016, cerrará 80 sucursales, el 2% de su red comercial.