Hay consenso en que hubiera sido deseable que el plan de ayudas directas a empresas presentado este viernes por el Gobierno hubiese llegado antes. Pero como dice el refrán, 'más vale tarde que nunca'. Los empresarios consideran positiva la llegada de estas ayudas, aunque ahora es vital que se repartan pronto para impulsar la economía cuando se logre la inmunidad.

Noticias relacionadas

"Los tiempos para el reparto de esas ayudas son importantes. Sería bueno que se entregasen antes de que llegue la recuperación para que las empresas puedan estar preparadas para cuando se produzca la inmunidad", explica a este periódico el vicepresidente de la CEOE, Íñigo Fernández de Mesa.

Según sus previsiones, una vez que la vacuna alcance al 70% de la población que se ha marcado como objetivo el Gobierno, se producirá una normalización de la movilidad que traerá un repunte económico.

El vicepresidente de la CEOE, Íñigo Fernández de Mesa.

"Hay mucha demanda embalsada y cuando llegue la normalización lo más seguro es que haya una explosión", explica. Un ejemplo es el dato de ahorro forzoso de las familias, que ha alcanzado el 2,5% del PIB como consecuencia de la pandemia, un dato histórico en España.

Según explica Fernández de Mesa, la patronal ha estado en contacto con el Gobierno central en las últimas semanas en las que se ha preparado este plan de ayudas que incorpora tres fondos.

El primero está dotado con 7.000 millones de euros (de los que 2.000 millones son para Baleares y Canarias, las regiones más afectadas por el desplome del turismo) y será gestionado por las comunidades autónomas.

El segundo cuenta con 1.000 millones para recapitalizar empresas a través de la sociedad pública Cofides, que depende del Ministerio de Industria. Y el tercero con otros 3.000 millones de euros para reestructurar préstamos con la banca y el ICO.

Se trata de cifras aceptables para la CEOE y que deberían ser suficientes para sostener al tejido productivo de aquí a que se controle la pandemia. Eso sí, Fernández de Mesa no descarta que si la recuperación se retrasa, sean necesarias más ayudas. "Vamos a verlo", afirma preguntado sobre esto.

El vicepresidente de la patronal y presidente del IEE reconoce que en este momento es difícil estimar el número de empresas y autónomos que se podrán beneficiar de estas ayudas. No obstante, considera que solo su anuncio es importante para que muchos decidan seguir adelante pese a las adversidades.

"Esperemos que muchas empresas que habían pensado en cerrar se animen ahora. Esto supone un impulso para continuar con su actividad porque, además, estamos cerca de la inmunidad de grupo con las vacunas".

En Cataluña piden más

Una de las regiones más afectadas por el desplome del turismo es Cataluña. Desde Barcelona, la patronal Foment del Treball Nacional afirmó este viernes que los 7.000 millones de ayudas directas a pymes y autónomos "son un avance, pero insuficiente para paliar el alargamiento de la crisis".

Foment reclama hasta 50.000 millones de euros en ayudas directas para poder equiparar el apoyo del Estado al tejido empresarial con el de otros países europeos. Esta es la misma cifra que utilizó en el Congreso el líder de la oposición, Pablo Casado, el día en el que el presidente, Pedro Sánchez, anunció que aprobaría un paquete con 11.000 millones de euros en ayudas.

Aunque hay 4.000 millones que no son transferencias directas, desde CEOE se considera que también son importantes y que de algún modo, habrá parte de ese dinero -por ejemplo, el de las reestructuraciones- que para muchas empresas actúe de ayuda directa.

A la patronal catalana le parece también que las ayudas deberían llegar a todos los sectores afectados por la Covid-19 y no solo a las empresas afectadas que han perdido un 30% de su facturación.

Además, consideran que los 5.000 millones de euros que llegarán a la península no serán suficientes para sostener el tejido.

En lo que coinciden ambas organizaciones es en la importancia de que ese dinero llegue con la máxima rapidez a las empresas, dado que la medida llega con retraso si miramos a lo que ha ocurrido en los últimos meses en los países de nuestro entorno en los que se han aprobado paquetes similares para ayudar a las empresas.

Acelerar la vacunación

Además, tanto la patronal que preside Antonio Garamendi como la que encabeza Josep Sánchez Llibre ponen el acento en la necesidad de acelerar al máximo el ritmo de vacunación.

En este sentido, Fernández de Mesa reconoce que ahora mismo hay un problema de suministro y que cuando comiencen a llegar más dosis, las empresas estarán dispuestas a colaborar con el Ejecutivo en la administración de vacunas.

Que esto ocurra antes de verano es vital para el PIB, para las empresas y para el empleo. Sin embargo, esto es algo que no solo está en mano de España, ya que para que el turismo vuelva también es importante que los principales emisores de turistas a nuestro país estén inmunizados.