Las consecuencias de la pandemia del coronavirus se dejan sentir en el plano sanitario pero también en el económico. El 2020 ha sido el peor ejercicio desde el año 2009 en términos de desempleo: 724.000 personas han pasado a engrosar las listas del paro y, lo que es peor, se han destruido 360.000 puestos de trabajo, casi tantos como los que se crearon un año antes. 

Noticias relacionadas

El coronavirus se ha cebado prácticamente con todos los sectores, pero con especial intensidad con el gran motor de la economía española: el sector servicios. Ahora bien, aquellos puestos que dependen de la Administración Pública han resistido mejor el tirón y han logrado crear empleo, tal como se desprende de los datos publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. 

¿Cuáles son las claves que nos ayudarán a entender qué ocurrió en 2020 con los datos del paro? 

Hostelería, la más afectada

El turismo aporta a la economía española el 12,4% del PIB. Sin embargo, la paralización absoluta de los viajes y los constantes confinamientos han frenado en seco su evolución. Tanto es así que el sector de la hostelería ha perdido 243.042 afiliados a la Seguridad Social durante el ejercicio 2020, algo más del 19% respecto al ejercicio 2019. 

La caída se deja sentir también en las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento con un descenso del 16%, lo que supone perder algo más de 42.842 afiliados respecto al año anterior. 

Industria y construcción no carburan 

Tampoco van bien las otras patas del modelo económico. La industria destruye también puestos de trabajo. Así, en el último año ha sumado a las oficinas del desempleo a 40.265 personas, de las que cerca de 10.000 han sido en diciembre. Sólo el sector de las manufacturas ha perdido 41.039 afiliados en estos doce meses. 

El de la construcción tampoco anda mucho mejor. Durante 2020 ha sumado 44.133 personas al desempleo; mientras que las afiliaciones han caído en algo más de 3.683. 

El tirón de la Sanidad 

La necesidad de contratar nuevos médicos y enfermeras para afrontar la lucha contra la pandemia ha hecho que este sector sea el que más contrató durante el pasado ejercicio. Así, la Seguridad Social ha registrado un incremento de 77.000 personas.

Un tirón que sólo aguantan otros dos sectores: La Administración Pública, que ha logrado 31.000 afiliaciones más y la Educación, con algo más de 18.358 nuevos puestos de trabajo. 

Las comunidades que más sufren 

Los archipiélagos son las autonomías que más están sufriendo las consecuencias del coronavirus en términos de paro. En Baleares se ha incrementado el desempleo en un 38%; en Canarias casi un 30%, mientras que en Cataluña la situación también empeora con un incremento del 28%. A nivel global hablamos de que el paro ha subido cerca del 23% y alcanza una tasa de paro cercana al 15,8%, según datos del Ministerio de Trabajo. 

El ERTE, cronificado 

Los ERTE se convirtieron en la solución al parón económico que provocó el coronavirus durante la etapa más dura de la pandemia. Sin embargo, la idea era que -poco a poco- esos trabajadores fueran reincorporándose a sus puestos. La realidad dice que no es así. En diciembre había en situación de ERTE 755.613 personas, lo que supone algo más de 8.000 más que un mes antes.