El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, prevé que el PIB español crezca un 2,4% en el cuarto trimestre, en un escenario de estabilidad en los ERTE y autónomos hasta final de año.

Noticias relacionadas

Así lo ha publicado en un mensaje en la red social Twitter, en la que ha compartido una previsión elaborada a partir de unos supuestos en los que los afiliados aumentan en 47.000 en diciembre (en 278.0000 en el cuarto trimestre), los ERTE se estabilizan hasta final de año y se repite el dato de autónomos con ayuda de noviembre (349.000).

En dicho escenario, el crecimiento del PIB podría situarse en el 2,4% en el cuarto trimestre, una estimación que el ministro del Gobierno de coalición considera bastante precisa. "Analizando conjuntamente los registros administrativos de alta frecuencia de afiliados a la Seguridad Social, trabajadores en ERTE y autónomos con prestación es posible aproximar el nivel de actividad económica con bastante precisión y, con algunos supuestos, estimar ya el resultado del 4ºT", indica Escrivá en su tuit.

La OCDE, pesimista

El 'termómetro económico' elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicado este martes refleja que la recuperación económica a nivel mundial presenta cierto grado de variación debido al impacto de la segunda ola de la pandemia.

Los indicadores compuestos avanzados que señalan por anticipado cambios en el ciclo económico cayeron en noviembre de nuevo para España y se sitúan entre los más bajos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, el el caso de España, la estadística de noviembre bajó un 0,16 % para España y se quedó en 94,43 puntos, muy lejos por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo. Es el quinto mes consecutivo de descenso y solo hay otro país de la organización -entre aquellos para los que existen datos actualizados- que tiene un indicador más bajo: Islandia con 93,92 puntos.

La OCDE puntualizó que si bien el impacto de las medidas de confinamiento de este otoño han quedado bien integrados en las cifras, puede que las noticias positivas recientes sobre las vacunas no lo estén todavía, de forma que toda interpretación hay que hacerla con cuidado.