Se ha declarado una guerra dentro de la Agencia Tributaria (AEAT). Los contendientes son, por un lado, los inspectores de Hacienda y, por el otro, los técnicos. ¿La causa? Unas enmiendas al proyecto de Presupuestos Generales del Estado que han encendido las iras de la Asociación de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), la Asociación de Interventores y Auditores del Estado y el Cuerpo Superior de Gestión Catastral.

Noticias relacionadas

Las enmiendas, presentadas por Ciudadanos, Más País-Equo, Junts per Catalunya y Teruel Existe, postulan crear un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda que permita una mejor lucha contra el fraude fiscal. Al mismo tiempo, esta medida provocaría un ascenso automático en la escala funcionarial de los técnicos de Hacienda.

Cabe recordar que los técnicos de Hacienda pertenecen al Grupo A2. Si se generara este ascenso a través de los Presupuestos con la creación del nuevo Cuerpo Superior Técnico de Hacienda, subirían todos al Grupo A1.

Carlos Cruzado, presidente de Gestha.

Según explica Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), esta iniciativa, que han propuesto anteriormente al Ministerio de Hacienda, permitiría superar “distintas limitaciones y normas internas que imposibilitan que los técnicos puedan continuar las acciones contra determinados delitos fiscales y que tengan que pasar a un inspector”.

La cifra de inspectores de Hacienda disponibles en la Agencia Tributaria no llega a los 2.000, mientras que los técnicos son 7.000. “La medida acabaría con cuellos de botella en la lucha contra el fraude”.

Subida de sueldo

La creación del cuerpo superior y la mejora de categoría también implicaría la mejora de sueldos de los técnicos de Hacienda. Su salario base anual (sin incentivos, trienios u otros complementos) pasaría de los 14.006 euros a los 15.928. Es decir, que subiría un 13,7%.

Cruzado resta importancia a la cuestión salarial. “La mejora es muy pequeña. Es muy poco dinero”, asegura. Precisa que el impacto presupuestario total para los 9.500 técnicos con los que cuenta el Ministerio de Hacienda “no llega a los 19 millones de euros”.

Reacción de los inspectores

La Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) ha mostrado su "firme rechazo" a la propuesta.

Los inspectores recuerdan que es una "vieja pretensión" de Gestha, que pretende la conversión automática "sin el cumplimiento de los requisitos legalmente establecidos".

Cabe recordar que las oposiciones a las que se enfrenta un aspirante para lograr una plaza de funcionario del Grupo A1 son diferentes a las que hay en el Grupo A2. Por tanto, las pruebas selectivas en el acceso al Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado son distintas a las del Cuerpo Técnico de Hacienda.

AEAT mermada

Además, alertan de que eliminar de golpe a un grupo de funcionarios provocaría que la organización de la AEAT quedará mermada de manera notable, puesto que las funciones y tareas que desarrollan los funcionarios del Cuerpo Técnico quedarían 'huérfanas' de trabajadores para su realización.

En cambio, Cruzado asegura que “en ningún momento estamos planteando entrar en el cuerpo de inspectores. Estos deben continuar con sus responsabilidades”. De hecho, afirma que en la intención de los técnicos no está “ocupar puestos directivos”.

Con todo, este fin de semana, la IHE la Asociación de Interventores y Auditores del Estado y el Cuerpo Superior de Gestión Catastral han enviado una carta a la Secretaría de Estado de Hacienda, al Ministerio de Hacienda y a la Dirección de la AEAT.

En el escrito, avisan de que de que la generación de un Cuerpo Superior de Técnicos de Hacienda es una “receta mágica” que siempre ha postulado Gestha contra el fraude fiscal, pero “nunca se precisa o detalla los ingredientes concretos de esa receta mágica”.

Queda conocer cuál es la reacción de los partidos del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, ante esta delicada situación. Todavía no han tomado postura respecto a las enmiendas de la polémica.