Bruselas

Aunque no estaba en la agenda oficial, el bloqueo en la ratificación del fondo anti-Covid de 750.000 millones de euros que pactaron los líderes europeos en julio para salir al rescate de España e Italia se ha colado este jueves en la cumbre de Bruselas.

Noticias relacionadas

En su tradicional alocución al inicio del Consejo Europeo, el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, ha avisado a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete de que la institución que dirige se planta: los eurodiputados ya han hecho muchas concesiones y ahora son los Estados miembros los que tienen que moverse. "Necesitamos técnica y fantasía", ha dicho.

La posición del Parlamento dispara el riesgo de que las ayudas de 140.000 millones de euros que espera el Gobierno de Pedro Sánchez se retrasen más allá de la fecha prevista del 1 de enero de 2012. La Eurocámara tiene que ratificar los acuerdos de julio para que entren en vigor. Además de la brecha entre Parlamento y Gobiernos, los propios Estados miembros están enfrentados sobre la cuestión del Estado de derecho.

"En la actualidad, las negociaciones están estancadas. Está en sus manos desbloquearlas. Para avanzar es imprescindible actualizar el mandato de negociación de la presidencia alemana. No pedimos comenzar desde cero. No se trata de cuestionar el acuerdo de julio, sino de dar un pequeño paso que nos acerque a la aprobación final del paquete", ha dicho Sassoli a los líderes europeos. 

Sánchez pide acelerar

En el breve debate posterior han intervenido el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro portugués, António Costa; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; y la canciller alemana Angela Merkel, según ha revelado el propio presidente de la Eurocámara.

Tanto Sánchez como Costa y Macron presionan al Parlamento para que flexibilice su postura. Pero lo cierto es que ningún país quiere aumentar el techo de gasto para acomodar las exigencias de los eurodiputados. Es decir, en este momento parece improbable que los Gobiernos vayan a cambiar el mandato negociador de la presidencia de turno alemana, como pide Sassoli.

En concreto, la Eurocámara reclama aumentar la financiación para 15 programas emblemáticos de la UE en materias como Erasmus, investigación, sanidad o control de fronteras. Un incremento que los parlamentarios cifran en 39.000 millones de euros, es decir, el 2% del paquete de 1,8 billones que se pactó en julio (sumando el fondo de reconstrucción y el presupuesto plurianual).

Sin embargo, los Estados miembros han replicado que la cantidad real que está pidiendo el Parlamento Europeo oscilaría entre 90.000 y 120.000 millones de euros. Un dinero extra que ningún país está dispuesto a poner.