Bruselas

La gira de capitales europeas que ha emprendido Pedro Sánchez con el fin de desbloquear el fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros de la UE para amortiguar la crisis del Covid-19 sigue sin dar resultados concretos. El presidente del Gobierno tampoco ha logrado convencer este miércoles al primer ministro sueco, el socialista Stefan Löfven, de que desbloquee el plan para salir al rescate de España e Italia, los dos países más golpeados por la pandemia.

Noticias relacionadas

En una rueda de prensa conjunta con Sánchez, Löfven ha asegurado que Suecia apoya la creación de un fondo de recuperación, pero ha insistido en que las ayudas para Madrid y Roma tienen que ser en forma de créditos a devolver y no subvenciones a fondo perdido como reclama el presidente del Gobierno para que no se dispare la deuda pública de España. También ha repetido que la dotación del fondo de reconstrucción le parece excesiva.

"Nos parece problemático el volumen (del fondo anticrisis) y el equilibrio entre las transferencias y los créditos. Ahí estriban las diferencias", ha dicho el primer ministro sueco.

¿Será posible un acuerdo en la cumbre que se celebra el viernes y el sábado en Bruselas? "Va a ser difícil. Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para llegar a un acuerdo. Esta es nuestra ambición. No queremos que esto se dilate durante mucho tiempo. Ahora, tampoco sé si es posible o no. Se necesita un voto unánime", ha respondido Löfven.

Por su parte, Sánchez ha admitido también que la negociación en la cumbre será "muy difícil". "Tenemos diferentes puntos de vista sobre cómo responder de forma común a esta crisis, pero también compartimos objetivos y metas comunes". El presidente del Gobierno sigue reclamando una solución sobre las ayudas en julio.

"Siempre han sido los acuerdos y no los vetos los que han sido los fundamentos de nuestro proyecto común", ha dicho Sánchez. El presidente del Gobierno ha asegurado que está dispuesto a hacer "reformas" a cambio de las ayudas de la reconstrucción de la UE, pero las limita a la doble transición digital y verde.

"Si retrasamos la respuesta vamos a retrasar la recuperación y en consecuencia corremos el riesgo de que se agrave la crisis y creo que eso es algo que no nos podemos permitir", ha insistido el presidente del Gobierno.

"Todos tenemos que hacer un esfuerzo para poder llegar a ese acuerdo. Y evidentemente todos tendremos que hacer renuncias para poder llegar a ese acuerdo. Porque lo importante es que demos esa respuesta común y un acuerdo a 27 es difícil. Por eso es evidente que todos tendremos que ceder en algunas de nuestras posiciones", ha concluido Sánchez.

El club de los frugales

Suecia es uno de los países más duros del denominado club de los frugales (del que forman parte también Holanda, Austria y Dinamarca). Los cuatro países piden reducir el volumen de las ayudas a Madrid y Roma, que el dinero llegue en forma de préstamos y no de subvenciones y que se endurezcan al máximo las condiciones a cambio de la ayuda. Para aprobar el fondo de reconstrucción se requiere la unanimidad de los 27 países miembros de la UE.

Sánchez se ha reunido también esta semana en La Haya con el primer ministro holandés, Mark Rutte, que le ha reclamado reformas en el mercado laboral y en las pensiones como contrapartida a cualquier ayuda de la UE. También ha visto en Berlín a la canciller Angela Merkel, que aunque apoya las ayudas a España enfría las opciones de un acuerdo en la cumbre que se celebra el viernes y el sábado en Bruselas.

Tras su parada en Suecia, el presidente del Gobierno viaja a París para almorzar con el presidente francés, Emmanuel Macron. A él no necesita convencerle de nada, puesto que es uno de los impulsores del fondo de reconstrucción y ha logrado cerrar un acuerdo con Angela Merkel, que en el pasado se ha opuesto sistemáticamente a cualquier emisión de deuda a gran escala por parte de la Comisión, como la que se utilizará para financiar el plan de recontrucción.

Por la noche, el presidente del Gobierno recibe en Madrid a los dirigentes de las instituciones de la UE (Ursula von der Leyen, Charles Michel y David Sassoli), que asisten este jueves al funeral de Estado en Madrid por las víctimas del Covid-19.