Como estaba previsto, la crisis del Covid-19 está conduciendo el déficit a cifras desconocidas a estas alturas del año. Hasta mayo, el déficit del Estado (es decir, sin contar autonomías, Seguridad Social ni entidades locales) alcanza los 32.251 millones de euros, un 2,88% del PIB.

Noticias relacionadas

Es decir, que los números rojos del Estado se han multiplicado por dos, dado que a estas alturas de 2019 el déficit era de 'solo' 15.556 millones, un 1,25% del PIB. Cabe recordar que la previsión del Gobierno es que el déficit alcance el 10,3% del PIB este 2020. 

El Ministerio de Hacienda, en un comunicado, explica que esta caída se debe tanto a la caída de ingresos como al fuerte incremento de gastos. De esta manera, la reducción de la actividad provocada por el confinamiento ha llevado a que los recursos se redujeran un 10,6 %, quedándose en 63.950 millones.

El descenso es generalizado en el campo de los impuestos, cuya recaudación cae de media un 14%. Destacan, por un lado, el retroceso del 10,7% de los impuestos sobre la producción y las importaciones, entre los cuales el IVA cae un 13,9%, hasta los 25.721 millones.

Mayor es el drama en otras figuras impositivas. El Impuesto sobre Sociedades cae un 6,7% y el IRPF un 31,5%. También descienden los impuestos sobre el capital, un 28% y las cotizaciones sociales un 2%.

El resto de recursos siguen la misma tendencia descendente, con una caída de las rentas de la propiedad un 26% (incluyendo el descenso de los dividendos del Banco de España), así como los intereses que disminuyen un 16,7%.

Más gasto

La necesidad de tomar medidas para proteger la economía y las rentas por el impacto del Covid-19 ha conducido a que el gasto del Estado haya subido hasta los 95.017 millones, un aumento del 10,8% respecto a 2019.

Los consumos intermedios crecen un 31,1% como consecuencia del gasto de 926 millones derivado del programa presupuestario prestaciones sanitarias y farmacia del Sistema Nacional de Salud (SNS) relacionadas con el coronavirus.

A esto se suma la remuneración de asalariados, que ha aumentado un 0,9% debido, por una parte, a la equiparación salarial de la Policía y Guardia Civil con los cuerpos autonómicos y al incremento retributivo correspondiente a 2020 del 2% frente al 2,25% de 2019.

Así mismo, las transferencias corrientes a otras administraciones es una de las partidas que más se incrementa. Alcanza los 54.958 millones, un 14,6% más que el ejercicio anterior. El mayor importe ha correspondido a las comunidades autónomas, que hasta mayo han recibido transferencias por un importe de 37.088 millones, cifra que supone 5.967 millones más que el año anterior. 

Y esto es el déficit solo por parte del Estado, que, por si solo, ya está por encima de todo el déficit de las Administraciones Públicas de abril, que llegó a los 24.043 millones ( un 2,15% del PIB) a pesar del superávit de las comunidades autónomas (por la recepción de fondos estatales). 

Seguridad Social

Aunque todavía no han salido cifras conjuntas, la Seguridad Social ha dado a conocer su situación de números rojos, que también han ido '¡n crescendo'. En total, se ha contabilizado,un déficit de 2.749,83 millones de euros hasta mayo (un 0,2% de PIB), frente al superávit de 2.513 millones del mismo periodo del año anterior, debido a la caída de los ingresos y el aumento del gasto derivado del coronavirus.

En concreto, los ingresos reconocidos por operaciones no financieras alcanzaron los 60.156,28 millones de euros, lo que supone una caída del 0,95%; mientras que los pagos reconocidos ascendieron a 62.906,11 millones de euros, un 8,05% superior al mismo periodo del año anterior. 

La mayor partida, 54.976,66 millones, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un crecimiento interanual del 9,17%. De su lado, las pensiones contributivas (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se elevan un 3,26% hasta sumar 47.092,24 millones.

Este incremento tiene su origen en la reducción del número de pensionistas (0,48%), en la elevación de la pensión media (2,03%), así como en la revalorización de las pensiones contributivas en el ejercicio 2020 (0,9%) aprobado por el Real Decreto-ley de 14 de marzo.