Si estar todavía aprobada, la tasa Google ya tiene primera fecha de cobro. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha indicado durante su comparecencia en la Comisión de Hacienda del Senado que el impuesto sobre determinadas operaciones digitales se comenzará a cobrar en noviembre.

Noticias relacionadas

En cualquier caso, dada la articulación que prevé el Gobierno para este impuesto, no queda claro qué significa pasar el cobro de diciembre, que es en un principio para cuando estaba previsto, a noviembre, sobre todo teniendo en cuenta que se calcularía trimestralmente. Es decir, que si, una vez aprobado, se cobrara en diciembre, las empresas afectadas pagarían igualmente octubre y noviembre. 

Montero también ha aclarado que si finalmente se pacta una tasa Google a escala internacional en el seno de la OCDE, como está previsto, la figura española se adaptará ella. 

Planes fiscales

Montero ha insistido en que los planes fiscales del Gobierno se mantienen y se ejecutarán tras la crisis del Covid-19. La ministra de Hacienda ha afirmado que “hay un claro margen para mejorar la recaudación” y la presión fiscal de España, muy por debajo de la media de la eurozona.

Durante su intervención, la ministra también ha afirmado que su departamento quiere abordar la reforma de la financiación autonómica y de las entidades locales a la “mayor brevedad posible”, con acuerdo previo con los territorios y los grupos políticos del Congreso. Además, ha indicado su intención de flexibilizar la regla de gasto de las citadas entidades locales. 

Pero los cambios que maneja el Gobierno para el campo de los municipios va más allá. “Queremos abrir el debate de cuál debe ser el marco competencial de los ayuntamientos”. En este sentido, la ministra ha afirmado que el Ejecutivo quiere que las localidades “asuman competencias que están en manos del Gobierno o de las comunidades autónomas”.

Fachada del Ayuntamiento de Haro (La Rioja). DRV

Estas competencias versarían sobre la movilidad, la sostenibilidad y las políticas sociales. En términos generales, “sobre la configuración de los servicios”.

En cualquier caso, Montero ha recordado que para mejorar el gasto público es necesario mejorar la fiscalidad. “Sin un sistema tributario justo no hay sistema público o del bienestar. Sin impuestos lo que opera es el ‘sálvase quien pueda’”, ha avisado.

Nuevos impuestos

Por esto, ha recordado la puesta en marcha de las tasas Google y Tobin, destinadas a grandes multinacionales. “Ojalá vean la luz en breve”, puesto que se encuentran en trámites parlamentarios.

Por otro lado, también ha anunciado que la fiscalidad que se abordará en los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) incluiría una actualización de la fiscalidad verde “en armonía con otros países miembro”. También ha indicado que se incentivará la lucha contra la corrupción fiscal y la eficiencia del gasto, se prohibirán las amnistías fiscales y generarán fórmulas para incentivar la inversión en I+D+i y la reindustrialización del país.

Además, ha insistido en que se armonizarán los tributos autonómicos para potenciar que las clases altas paguen más impuestos, sin mencionar impuesto a la riqueza alguno, haciendo hincapié en el peso que tiene que tener en esta estrategia el impuesto de Sucesiones.

Además, sostiene que se va a mantener la "gran reforma en el Impuesto de Sociedades" que ya manejaba Hacienda. "Las deducciones y los beneficios fiscales han alejado el tipo real que pagan las grandes empresas del teórico".