Los eurodiputados del Partido Popular Dolors Montserrat y Juan Ignacio Zoido han pedido a la Comisión Europea que tome medidas para proteger al sector agroalimentario europeo y español ante la posible imposición de aranceles desde 2021 por parte de Reino Unido si las actuales negociaciones comerciales entre este país y la UE no cristalizan en un acuerdo antes de final de año, cuando finaliza la transición del brexit.

Noticias relacionadas

Reino Unido ha anunciado en los últimos días que si no alcanza un acuerdo comercial con la UE durante 2020, impondrá aranceles a muchos productos europeos que ahora se exportan al mercado británico, en particular a los agroalimentarios. Tras tres rondas de negociación entre Bruselas y Londres, el diálogo ha encallado por las diferencias irreconciliables entre las dos partes.

Entre los principales perjudicados por esa falta de acuerdo se encontrarían “los productores españoles de vino y aceite de oliva, que ya atraviesan una situación crítica a raíz de los aranceles estadounidenses, así como los quesos, los cítricos o productos cárnicos como el jamón”, según ha dicho el PP en un comunicado.

Por ello, la portavoz popular en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, y el portavoz adjunto de agricultura del Grupo Popular Europeo, Juan Ignacio Zoido, han enviado una pregunta escrita a la Comisión Europea –que negocia con Reino Unido en nombre de la UE- para interesarse por las medidas que está tomando “para proteger al sector agroalimentario europeo, y al español en particular, de un nuevo ataque comercial injustificado por parte de Reino Unido”.

En su pregunta los dos eurodiputados populares han alertado de la urgencia de tomar medidas, ya que “el plazo para alcanzar una solución negociada con Reino Unido es cada vez más limitado”.

Además, han recordado que si no se lograra un acuerdo comercial entre ambas partes, “industrias como la farmacéutica o la de componentes de automóvil quedarían prácticamente exentos de aranceles, mientras que el sector agroalimentario europeo se convertiría en el gran perdedor de una nueva batalla comercial, pese a que ha demostrado ser clave para la sociedad en momentos de crisis como el actual con el coronavirus”.

La siguiente ronda de negociación entre Bruselas y Londres está programada para la semana del 1 de junio. El Gobierno de Boris Johnson ya ha anunciado que no tiene ninguna intención de pedir una prórroga de la transición pese a la crisis del coronavirus. Si las dos partes no consiguen llegar a ningún acuerdo, el 31 de diciembre de 2020 tendría lugar un brexit económico caótico, con la imposición de aranceles recíprocos entre europeos y británicos.