Bruselas

Sin margen de maniobra para aumentar el gasto público y apuntalar la economía. España entra en la crisis del coronavirus en una posición fiscal muy complicada: registra uno de los niveles de déficit y de deuda pública más altos de la Unión Europea. Nuestro país cerró el año pasado con un desfase presupuestario del 2,8%, el tercero más alto entre los 27 Estados miembros, sólo por detrás de Rumanía (4,3%) y Francia (3%). 

Noticias relacionadas

La tasa de endeudamiento público asciende al 95,5% del producto interior bruto, la sexta más alta de la UE. Sólo Grecia (176,6%), Italia (134,8%), Portugal (117,7%), Bélgica (98,6%) y Francia (98,1%) registraron una deuda pública más elevada. 

La cifra final de déficit de España en 2019 equivale a 35.195 millones de euros y dinamita los cálculos del propio Gobierno de Pedro Sánchez. El ministerio de Hacienda preveía reducir el déficit del 2,5% registrado en 2018 hasta el 2%. No sólo no ha habido una reducción sino que el desfase presupuestario ha aumentado tres décimas debido a las medidas de aumento del gasto público adoptadas por Sánchez durante un año electoral.

Eurostat ha empeorado ligeramente la cifra de déficit que anunció inicialmente el ministerio de Hacienda a finales de marzo, que era del 2,64%. Desde la oficina estadística de la UE explican a EL ESPAÑOL que estas "pequeñas revisiones son perfectamente normales" como resultado del diálogo entre Madrid y Bruselas. En este caso se deben a cambios en la forma de contabilizar activos fiscales diferidos y devoluciones tributarias en el impuesto de sociedades.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la crisis del coronavirus dispare el déficit de España hasta el 9,5% este año, mientras que la deuda pública escalará al 113,4% del PIB. 

El temor a una nueva crisis de deuda ha hecho que el Gobierno de Sánchez proponga a la UE la creación de un fondo de reconstrucción dotado con 1,5 billones de euros y basado no en préstamos sino en subvenciones a los países más golpeados por el Covid-19, como España e Italia. "Supondrían transferencias a fondo perdido en vez de préstamos reembolsables, que agravarían el endeudamiento", ha dicho Sánchez este miércoles en el Congreso.

De media, el déficit público tanto en la eurozona como en el conjunto de la UE se situó en el 0,6% del PIB, mientras que la tasa de deuda asciende al 84,1% en la eurozona y al 77,8% en el conjunto de la Unión.

Los países que podrán afrontar la crisis del coronavirus con más margen presupuestario son Dinamarca (con un superávit del 3,7%), Luxemburgo (+2,2%), Bulgaria (+2,1%), Chipre y Países Bajos (+1,7%), Grecia (+1,5%, aunque con una deuda disparada), Alemania (+1,4%) o Austria (+0,7%).

En cuanto al nivel de deuda pública, los mejor situados son Estonia (8,4%), Bulgaria (20,4%), Luxemburgo (22,1%), República Checa (30,8%) y Dinamarca (33,2%).