El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha señalado que la decisión del Gobierno de extremar las medidas de confinamiento y paralizar toda actividad no esencial pretende acelerar el proceso de contención de la pandemia, pero conlleva costes económicos, y ha advertido de que bloquear los costes de las empresas aboca a la destrucción del tejido empresarial necesario para impulsar la recuperación cuando se haya superado el problema sanitario.

Noticias relacionadas

"Cuando una empresa deje de facturar hay que tratar de minimizar los costes", ha afirmado el exministro español de Economía en una entrevista con la cadena Cope recogida por Europa Press, en la que ha advertido de que "si uno bloquea los costes de una empresa, entonces la única salida es la destrucción del tejido empresarial", asegurando que este efecto adverso "es lo que hay que evitar".

Guindos, para quien la cuestión no es si la zona euro y España sufrirán una recesión "profundísima", sino ver cuánto durará el confinamiento, puesto que por cada mes de encierro, el PIB perderá dos puntos porcentuales, según los cálculos de la OCDE, ha valorado la decisión política del Gobierno de intensificar este aislamiento con la expectativa de acortar el proceso de la pandemia y romper las cadenas de transmisión del virus y ha expresado su esperanza de que "las ventajas sean superiores a los costes".

"Es una decisión política con la que el Gobierno piensa que acelerará el aplanamiento de la curva y que ojalá salga bien, pero tiene un coste económico", ha apuntado al señalar que la actual crisis va a llevar a una recesión profundísima en la que las empresas van a dejar de facturar "y lo que hay que hacer es intentar mantener el máximo de tejido empresarial vivo para que pasados unos meses rebote la actividad económica", señalando que la forma de la recuperación dependerá del tejido empresarial que sobreviva.

"Si conseguimos que durante el cruce de este desierto no se destruya mucho tejido empresarial, estoy convencido de que cuando vuelva la recuperación las empresas volverán a contratar y será más una recuperación en V que en U", ha apuntado.

En este sentido, el vicepresidente del BCE ha vuelto a valorar positivamente las garantías ofrecidas por el Gobierno a las empresas como mecanismo para transmitir a empresas y autónomos la liquidez facilitada por el BCE, aunque ha señalado la necesidad de "retrasar todo el tema de cargas fiscales y Seguridad Social", subrayando que lo importante es que las empresas perfectamente rentables antes de la pandemia sobrevivan.

Deterioro en los Presupuestos

De este modo, Guindos ha restado importancia al potencial impacto de las medidas de estímulo y apoyo económico sobre la deuda pública, asumiendo que "habrá un deterioro muy importante de los presupuestos", aunque debido sobre todo a que la recaudación de impuestos "va a colapsar".

No obstante, el banquero central ha señalado que, en este momento, la esperanza es que esta situación sea temporal y, pese al incremento de la deuda, "lo importante es que la economía se vuelva a poner en pie".

A este respecto, el vicepresidente del BCE no ha dudado en mostrarse partidario de los llamados 'coronabonos', aunque ha defendido que esta hipotética emisión de deuda mutualizada, no sería el único instrumento ni el más potente de la zona euro, a pesar de lo que ha subrayado que España "ha hecho sus deberes" y ha llevado a cabo en los últimos años una sustancial reducción del déficit y mejorado su competitividad, así como saneado el sector bancario.

Sobre esta cuestión, Guindos ha señalado que desde el punto de vista económico, Europa sigue siendo el principal escudo de una economía como la española, ya que sin la actuación del BCE los costes de financiación estarían disparados. "El BCE esta evitando una crisis de deuda", ha destacado el exministro, para quien el banco central es el principal elemento de estabilidad en los mercados financieros para que el coste de la deuda publica no se dispare.

"En el BCE haremos todo lo posible y lo imposible para que la financiación de las economías de la zona euro, incluida la española, sea la mejor posible", ha apostillado.