Una persona trabajando fuera de la oficina. Fuente: HP.

Una persona trabajando fuera de la oficina. Fuente: HP.

Empleo

Así será el teletrabajo de los funcionarios: tres días a la semana pero solo para quien los ministerios decidan

El trabajo a distancia será voluntario y en los casos en los que la presencialidad sea indispensable se fomentará el uso de la bicicleta.

26 mayo, 2022 13:59

Noticias relacionadas

El teletrabajo ha vuelto. Al menos en las Administraciones Públicas. Ante la situación de déficit energético generado por la guerra en Ucrania, el Gobierno ha decidido retomar el trabajo a distancia para los funcionarios del Estado como parte de las medidas para rebajar la factura de luz. 

La medida no tiene nada que ver con el decreto de teletrabajo que todavía está desarrollando el Ministerio de Hacienda y Función Pública, que "se está ultimando y que el Gobierno espera aprobar en breve", según indican desde el departamento.

La estrategia del Gobierno es que los empleados públicos que puedan trabajar a distancia lo hagan tres días a la semana. Los dos restantes tendrán que acudir a sus puestos de trabajo. 

Quiénes podrán

¿Pero qué funcionarios públicos o trabajadores podrán teletrabajar? Para empezar, no todos. Serán los propios ministerios (a través de sus subsecretarías) y entidades estatales los que decidan qué puestos de trabajo son susceptibles de ejercer su labor a distancia. 

Para ello, cada departamento deberá aprobar un Plan de Trabajo en el que se recoja los puestos susceptibles de teletrabajar

En cualquier caso, "con razones organizativas debidamente motivadas", los ministerios o las entidades estatales podrán autorizar la prestación de dos días de teletrabajo para otros puestos. . Asimismo, con carácter excepcional, se podrán establecer otros sistemas de trabajo a distancia.

Eso sí: el Miniserio de Hacienda y Función Pública deja claro que el porcentaje mínimo de servicios presenciales, en estos casos, deberá ser superior al 40% en el conjunto de la jornada semanal. 

Voluntariedad

Además, la implantación del sistema de trabajo a distancia será totalmente voluntaria. Es decir, que si un funcionario o empleado público quiere seguir yendo a su centro de trabajo de forma presencial, podrá hacerlo

Para los casos en los que la presencialidad sea inevitable, se fomentarán fórmulas de transporte alternativas al automóvil.

Por un lado, se habilitarán aparcamientos para bicicletas en los edificios públicos. Por el otro, se promocionará el uso de los transportes colectivos.