La negociación para la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) ha comenzado. Este martes se ha producido la primera reunión entre el Ministerio de Trabajo y los agentes sociales para tratar su incremento y ponerlo, en 2021, por encima de los 950 euros

Noticias relacionadas

Aunque no hay todavía cifras sobre la mesa, Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Trabajo, ha dejado claro que el SMI se subirá sí o sí, y aunque no haya acuerdo con sindicatos o patronal.

"Congelar el salario mínimo es descartable. Constituiría una auténtica anomalía", ha indicado Pérez Rey, en su comparecencia posterior a la reunión con las organizaciones de trabajadores y empresas, que ha dejado claro que habrá alza del SMI. 

Falta de respaldo

En cambio, lo que sigue en el aire es la cifra en la que lo hará. Para empezar porque en esta primera reunión, según ha indicado Pérez Rey, la patronal ha planteado congelar o incluso reducir el SMI. Sin embargo, el secretario de Estado espera que la CEOE cambie de idea de cara a la próxima reunión, el próximo lunes. "Harían bien en revisar su posición". 

Y es que, aunque no haya acuerdo con alguna de las partes, habrá aumento del salario mínimo. "La falta de respaldo no puede impedir que el Gobierno tenga que seguir cumpliendo como Ejecutivo. Si no hay unanimidad en el Diálogo Social, sí puede haber acuerdo con algunos de los integrantes". 

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, habla con el vicepresidente de Derechos Sociales y para la Agenda 2030, Pablo Iglesias. Europa Press

Aunque Trabajo ha acudido a la reunión sin cifras en la mano, el Ministerio maneja algunas horquillas para la subida. Este es el caso del incremento de la productividad prevista para 2021 (hasta el 2,5%), el alza de los convenios (1,89% a finales de noviembre) o el 0,9% de aumento de la inflación, que es la cantidad en la que se van a subir subir las pensiones y los salarios públicos. 

Los sindicatos han puesto sus reglas también. Aunque demandan una subida del SMI hasta los 1.000 euros, los representantes de UGT y Comisiones Obreras (CCOO) se han mostrado abiertos a negociar. Y eso sí: en ningún caso aceptarán una subida de solo el 0,9%. Como mínimo, el alza tiene que ser equivalente a la prevista para las prestaciones no contributivas en 2021, del 1,8%. 

Tensiones

La reunión se ha producido en el marco producido por el enfrentamiento que hay entre las dos facciones del Gobierno de coalición por esta medida. Mientras que los ministros de Unidas Podemos son favorables a una subida del SMI, el ala socialista del Consejo de Ministros está en el bando de 'congelar' esta medida dada la coyuntura económica. Todo parece indicar que ha ganado el bando de Pablo Iglesias.

Pérez Rey ha quitado peso a estas tensiones. "Los debates en el Gobierno son habituales. Que hubiera dos visiones al respecto es lo normal. No hay nada que destacar sobre esa materia".

María Jesús Montero y Nadia Calviño, tras el Consejo de Ministros.

Cabe recordar que la tensión entre los ministerios no es nueva, sobre todo entre los que dirigen Yolanda Díaz y la vicepresidenta Nadia Calviño. La ministra morada insiste en retomar la reforma laboral en cuanto finalice la negociación de la 'ley Rider'. En cambio, la responsable económica considera que esta cuestión debe quedar aparcada 'sine die', al menos hasta que se 'reflote' el país tras la pandemia. 

Sin embargo, Díaz ha dejado clara su postura. "No sería comprensible que nos alejáramos de Europa cuando se han subido salarios de empleados públicos y pensionistas un 0,9%. No podemos dejar descolgados a los trabajadores, que son los que más lo necesitan", dijo la ministra este lunes.

Pactos

Así mismo, indicó también que los salarios pactados en los convenios colectivos se revalorizarán entre un 1,5% y un 1,8%, por lo que "no sería comprensible" no apuntalar del mismo modo una subida salarial a trabajadores fuera de convenio.

La ministra subrayó además que, en 42 años de democracia, el SMI nunca se ha congelado, salvo con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, cuya política, ha denunciado, se basó "en los recortes, la austeridad y en la devaluación de los salarios".

Díaz recordó además que el Gobierno tiene intención de cumplir con el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, que señala que determinar la cuantía del SMI debe tenerse en cuenta, entre otros parámetros, la inflación (0,9% para 2021) y el incremento de la productividad, que el Gobierno baraja que aumente el próximo año entre un 1,5% y un 2,2%.

Subida europea

En la actualidad, de los 27 países que conforman la Unión Europea, 21 tienen fijado un salario mínimo, exceptuando Austria, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Suecia e Italia. Hasta el momento, la mayoría de los países del entorno español han pactado subidas del salario mínimo de cara al próximo año pese a la situación provocada por la pandemia mundial.

En concreto, de cara al próximo año, destacan los incrementos aprobados en Alemania, donde sus trabajadores verán crecer sus ingresos en casi un 11,8% acumulado para 2022, o en Luxemburgo, donde pese a la oposición de la patronal, el salario mínimo alcanzará a partir del 1 de enero de 2021 los 2.201 euros brutos y será de unos 2.642 euros para los empleados cualificados.

En Holanda, el salario mínimo bruto legal para empleados de 21 años o más será de 1.684,80 euros al mes desde enero, mientras que en Portugal, el Gobierno y los agentes sociales se encuentran negociando una subida del 4,7% de su salario mínimo, por la que su SMI pasaría de los 635 euros mensuales actuales a los 665 euros.

Por otro lado, en Francia se prevé un aumento cercano al 1%, y en Reino Unido, el Gobierno ha aprobado un aumento del 2% salario mínimo nacional en abril de 2021 y para los jóvenes de entre 21 y 22 años, un 1,7% para los jóvenes de entre 18 y 20 años y un 1,5% para los menores de 18 años.