Finalmente, la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que se aprobará en el Consejo de Ministros de este martes contará con el visto bueno de todos los agentes sociales. Tras el acuerdo con los sindicatos alcanzado este lunes, el Comité Ejecutivo de la CEOE se ha sumado a él y ha dado luz verde al pacto con el Gobierno. 

Noticias relacionadas

Así lo indican fuentes de la patronal a Invertia. Con todo, este apoyo se podía prever después de que Antonio Garamendi, presidente de la empresarial, diera a entender en declaraciones en la cadena Cope que habría acuerdo después de que comercio y hostelería se introdujeran entre los sectores que se podrán beneficiar de los ERTE, aunque no ha explicado cómo.

En la última versión del texto, la que se conoció en la noche del lunes, se limitaban los beneficios de los ERTE excepcionales a las empresas turísticas (que se distinguirán por su código CNAE), a las empresas que trabajen o sirvan al propio sector turístico y a las empresas que respondan a unos criterios subjetivos que serán decididos por las direcciones generales de Trabajo de las comunidades autónomas.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, junto con el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, y los agentes sociales. Ministerio de Trabajo

"El texto refleja un acuerdo en el que todas las empresas cuya actividad se está
viendo afectada por la crisis del Covid-19 se sienten representadas. CEOE y Cepyme confiamos en que este acuerdo permita garantizar la continuidad de la mayor cantidad de empresas y empleos posibles en una coyuntura económica tan adversa y dilatada en el tiempo", indica la patronal en un comunicado. 

Según la última versión de la prórroga, la que ya han pactado Trabajo y sindicatos, la exoneración de cuotas de la Seguridad Social para empresas de menos de 50 trabajadores que continúen en el ERTE es del 85% y para las empresas de más de 50 empleados es del 75%.

ERTE por rebrote

Además, según fuentes del Diálogo Social, los ERTE por rebrote de Covid-19 se formulan como si fueran de fuerza mayor, con exoneraciones del 100%, aunque más contenidas en el tiempo, y dependerán de si en un área geográfica hay restricciones. Podrán acceder a ellos empresas de cualquier sector. Es decir, no tendrán la limitación de los ERTE 'normales'. 

Se conserva el ‘contador a cero’. Es decir, que los trabajadores afectados por ERTE seguirán percibiendo su prestación sin agotar paro. Se protege a los fijos discontinuos y a los trabajadores a tiempo parcial. 

"Además, hemos logrado el compromiso de que se abra una mesa para proteger a los trabajadores temporales que han estado afectados por ERTE y que finalmente están en el desempleo y no tienen cotizaciones suficientes para obtener prestaciones por paro", aseguran desde UGT. También habrá propuestas de formación para los trabajadores en ERTE. 

Por otro lado, aunque pasen seis meses desde que comenzó el ERTE, no habrá un recorte de la prestación de los trabajadores afectados como marca la ley y se conservará en el 70% de la base reguladora.

El compromiso con el empleo y la prohibición de despedir en los seis meses posteriores al ERTE también se conservan. La prórroga se extenderá hasta el 31 de enero.