Unas 800.000 personas ven con temor acercarse el mes de octubre. Son, aproximadamente, los trabajadores acogidos a expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) excepcionales por el Covid-19 desde marzo y que verán drásticamente reducidas su prestaciones si nadie lo remedia.

Noticias relacionadas

La legislación indica que la cantidad a percibir por cada trabajador pase del 70% de la base reguladora al 50% tras seis meses de recibir la prestación, que sería lo que se cobrarían a partir de octubre las personas que lleven en ERTE desde marzo. Sin embargo, el Gobierno ha abierto la puerta a que esto no sea así.

Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo, ha asegurado que el Gobierno “es consciente de esta situación y de las reclamaciones de los sindicatos y de la sensibilidad ya mostrada por los Gobiernos autonómicos” sobre el potencial recorte de prestación.

Por ello, ha indicado que el Ejecutivo “trabajará en la línea” de atenuar la caída de las prestaciones, aunque no ha aclarado si se mantendrá algún tipo de recorte a las mismas. “Esta cuestión se discutirá en la Mesa del Diálogo Social”, ha explicado.

Esta punto, una línea roja en el caso de los sindicatos para poder llegar a un acuerdo para ampliar los ERTE hasta finales de año, se abordará, precisamente, en mesa tripartita de Gobierno, sindicatos y patronal que comenzará a reunirse la próxima semana, con un pistoletazo de salida que tendrá lugar este viernes, cuando los primeras espadas del Diálogo Social se reunirán en la isla de Mallorca.

Uso anecdótico

Preguntado por las sanciones por ERTE fraudulento, Pérez Rey ha explicado que estos "se mueven en parámetros anecdóticos" y que el uso de este instrumento ha sido "correcto". "Hemos iniciado una campaña de control en el fraude de los ERTE, con la remisión de 75.000 cartas a todas las empresas que tenían un trabajador en ERTE. Hemos hecho 28.262 actuaciones en empresas con trabajadores en ERTE y, hasta ahora, son resultados provisionales", según el secretario de Estado de Empleo y Economía Social.

Pérez Rey ha abordado estas cuestiones en la rueda de prensa celebrada este miércoles, tras conocerse los datos del paro. En ella, el secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, ha señalado que en el primer día de septiembre se recuperaron 150.000 trabajadores del total de 211.566 ocupados que se dieron de baja el último día de agosto.

Ha resaltado que este incremento pone de manifiesto la "característica tan negativa del mercado de trabajo" en la afiliación, que "no es más que un reflejo de la excesiva temporalidad".

Arroyo ha resaltado que el incremento de la afiliación del mes de agosto se debe a que el comportamiento subyacente derivado de la contracción y expansión de la economía está siendo tan fuerte como para asumir cualquier comportamiento estacional.

"Agosto ha sido un mes históricamente positivo en una situación históricamente negativa, en el que las dinámicas de recuperación han sido suficientemente fuertes como para vencer el comportamiento estacional de este mes", ha apostillado.