El mercado laboral español ha tenido un respiro en julio. La afiliación a la Seguridad Social ha registrado su mayor crecimiento desde 2005 y el número de personas en el paro la mayor reducción desde 1997. Cifras positivas que no implican que el mercado laboral no vaya a decaer más. A partir de septiembre, cuando termine la temporada veraniega, se espera que España afronte un nuevo alud de destrucción de empleo.

Noticias relacionadas

A principios de junio Invertia contaba que las empresas habían multiplicado sus consultas sobre cómo pasar del expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) a un expediente de regulación de empleo (ERE). Ahora se ha dado un paso adelante: ya están preparando con despachos de abogados los correspondientes despidos.

Así lo han indicado fuentes de varios bufetes a Invertia, que avisan de que los trabajos para preparar esta ‘temporada de ERE’ ya han empezado, y se intensificarán en septiembre de cara a aplicarlos en los últimos meses del año. 

En cualquier caso, cabe recordar que, en las actuales circunstancias, ninguna empresa acogida a un ERTE excepcional por el Covid-19 podría ejecutar despidos, al menos, hasta seis meses después de su final. Todo ello a no ser que la empresa esté en una situación tan precaria (cercana a la suspensión de pagos) como para que la reducción de plantilla sea su única vía de supervivencia.

Cabe recordar que el incremento de trabajo de los bufetes se está dando ya incluso bajo la perspectiva de que los ERTE excepcionales se amplíen (en condiciones diferentes) hasta finales de año, tal y como ha sugerido la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Al menos 300.000

Los gestores administrativos ya han dado la voz de alarma por esta cuestión. Su Consejo General ha avisado de que se prevé que 52.000 empresas transformarán los ERTE por fuerza mayor en ERE antes de finalizar el año si no se adoptan nuevas medidas, lo que supondrá la pérdida de 300.000 puestos de trabajo adicionales.

"Es necesario tomar medidas urgentes que permitan a las empresas retrasar previsibles cierres y mantener los ERTE en tanto no mejora la situación económica y van recuperando sus niveles de ingresos", ha afirmado el presidente de los Gestores Administrativos, Fernando Santiago.

"En caso contrario, antes de finalizar el año vamos a encontrarnos con el peor escenario de paro, superando los cinco millones de desempleados", ha añadido Santiago.

Recuperación

Y es que, a pesar de los datos de empleo de julio son positivos, cabe recordar que entre septiembre y octubre acaba la temporada veraniega y gran parte de los empleos y de las empresas activadas por este periodo entrarán en su particular ‘hibernación’.

A todo esto se suma que el mercado laboral está muy lejos de haber resucitado del terrible golpe que ha supuesto la Covid-19. Aunque la Seguridad Social ha recuperado unos 161.000 afiliados en julio respecto a junio, la diferencia respecto a 2019 es enorme, de unas 747.656 personas cotizantes menos.

Y es que la comparación anual permite contrastar que el mercado laboral está lejos de volver a sus fueros. Así lo indica también el paro. La cifra de españoles en desempleo en julio fue de 3.773.034, un 25% más que en el mismo periodo del año pasado.