La desescalada y la recuperación de la actividad económica en el territorios español se empieza a notar en el empleo. Si bien la cifra de destrucción de puestos de trabajo de los últimos meses es histórica, bien puede serlo también la de recuperación. A la espera de que se conozcan las cifras oficiales en julio, desde mayo se ha recuperado el 30% del empleo destruido por el coronavirus.

Noticias relacionadas

Así lo ha indicado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su intervención en la Comisión de Trabajo del Senado. Si hasta finales de abril la Seguridad Social perdió unos 948.000 afiliados, desde principios de mayo hasta el 15 de junio se han recuperado unos 286.000 afiliados.

El incremento se ha dado en todo tipo de contratos, aunque, con diferencia, el más numeroso ha sido el temporal, con 223.000 nuevos contratos creados. Por otro lado, el ámbito de edad más beneficiado por la recuperación está siendo el ‘sénior’.

ERTE

Por otro lado y en cuanto a los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) excepcionales por la crisis del 2019, Escrivá ha explicado que quedan unos 2,2 millones de trabajadores acogidos a ellos, lo cual les permite percibir unas prestaciones de desempleo a cuenta de la Seguridad Social por las que no pierden paro.

Es decir, que 1,1 millones de personas se han incorporado a la actividad desde que se produjo el máximo de trabajadores protegidos, a mediados de mayo, con 3,3 millones de trabajadores.

Cabe recordar que todavía no se ha acordado con sindicatos y patronal la ampliación de los ERTE, ni tampoco la de la prestación excepcional para autónomos, aunque se da por hecho que sucederá al menos en los sectores en los que todavía estén afectados. A día de hoy, según ha explicado Escrivá, esta ayuda abarca a 1,4 millones de autónomos, el 45% de los trabajadores por cuenta propia.