La vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha resaltado que los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) excepcionales activados por el Gobierno han sido la principal red de salvación, junto con los avales del ICO (el programa español, con 665.000 millones movilizados, solo es superado por el francés), para trabajadores y empresas. De cara al futuro, más allá del 30 de junio, apuesta por mantenerlos pero adaptándolos a sectores y empresas.

Noticias relacionadas

En este sentido, también plantea que se han de mantener las posibilidades de flexibilización del empleo que tienen las empresas, pero en una dirección distinta. “Los ajustes del empleo se deben hacer en horas y no en trabajadores. Debemos buscar instrumentos de flexibilidad alternativos que sean diferentes a los habituales y que vayan por otra vía”, a lo que suma los planes específicos que el Gobierno maneja para varios sectores, como el turismo, el comercio o la automoción.

Así lo han indicado Calviño durante su intervención el acto organizado este jueves por el Consejo General de Economistas, en el que ha defendido las medidas emprendidas hasta ahora por el Gobierno como pilares no solo para salvar vidas, empleos y empresas, sino también como bases para la reconstrucción socioeconómica del país.

Dentro de esta reconstrucción, ha recordado que se plantean seis importantes reformas destinadas, entre otras cuestiones a “reorientar nuestro sistema productivo con un nuevo contrato social”, así como a la transición ecológica, a la digitalización y al reto demográfico, entre otras cuestiones. “Tenemos que impedir que lo urgente sea inevitable”, ha recordado.

Por otro lado, ha incidido que entre estos planes está el estatuto de los trabajadores del siglo XXI. Sin embargo, también ha avisado de que no hay planes nuevos para tocar la reforma laboral del PP de 2012, como ya indicara hace unas fechas.

Previsiones macroeconómicas

La vicepresidenta económica ha avanzado que las previsiones macroeconómicas de 2020 del Gobierno se mantienen, así como la pretendida recuperación en “’uve’ asimétrica”. Eso sí: alerta de que para ello se ha de recuperar también la economía internacional.

Calviño ha defendido la propuesta de Cani Fernández como nueva presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para sustituir a José María Marín Quemada, como el mejor perfil profesional.

Además, ha anunciado la creación de dos nuevos consejos asesores: uno de asuntos económicos y otro de inteligencia artificial. Además, ha anunciado la reactivación del de telecomunicaciones, que no se reúne desde octubre de 2015. “Nadie sobra, todos podemos sumar”, ha recalcado.