El uso de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) está siendo clave para que el paro en España no rompa los indicadores más todavía. De hecho, según los últimos datos de la Seguridad Social, una cuarta parte de los afiliados de toda España están protegidos por esta fórmula que permite que no ingresen en las listas de parados. 

Noticias relacionadas

Los ERTE especiales causados por el Covid-19 permiten que el trabajador reciba una prestación de desempleo sin perder los derechos adquiridos de paro de su actividad laboral. Así mismo, si el ERTE excepcional es por fuerza mayor la empresa queda exonerada del pago de cotizaciones, que abonará la Seguridad Social.

En total, según los datos de abril, los ERTE abarcan a 3,38 millones de afiliados a la Seguridad Social, de los que la amplia mayoría están amparados por ERTE de fuerza mayor.

Por comunidades, la regiones con más ocupados en esta situación son Cataluña (678.684), Madrid (566.307), Andalucía (477.392) y Comunidad Valenciana (349.634).

Mientras, los sectores con más empleados en esta situación son los de servicios de comidas y bebidas (726.137), comercio al por menor (448.243), comercio al por mayor (210.959) y servicios de alojamiento (206.379).

Futuro de los ERTE

La idea del Gobierno es mantener los ERTE en el futuro para facilitar la recuperación de las empresas y de los trabajadores tras la crisis. “Queremos facilitar un tránsito de una situación de semi hibernación a retorno de la actividad”, ha explicado Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Trabajo y Economía Social”.

En este sentido, ha informado que esta cuestión se están negociando “en el marco del diálogo social”, como ha venido informando Invertia. En cualquier caso, también ha admitido que se está trabajando “en más mecanismos” aparte de los ERTE, como ya había adelantado este medio.

Prestaciones

El impacto de los ERTE se ha dejado notar a su vez en un incremento histórico de las prestaciones del Servicio Estatal de Empleo (SEPE). La cifra de beneficiarios se ha situado en 5.197.451, un incremento interanual del 136,56%. Mientras, el coste de las ayudas ha ascendido a 4.512 millones de euros, lo que representa un aumento de 3.976 millones respecto a abril de 2019. Un incremento porcentual es del 207,15% y lleva a que el sistema de prestaciones esté sosteniendo las rentas del 22% de la población activa.

Un alud de tramitaciones que está provocando que se retrasen cientos de miles de estas prestaciones. Consultado respecto a esto en la rueda de prensa telemática celebrada en la mañana de este martes, Pérez Rey ha asegurad que se arbitrarán “mecanismos de reconocimientopara los beneficiarios que resten antes de que termine la semana.

Además, ha informado de que se está ultimando un acuerdo con la Confederación Española de Cajas de Ahorro para que “cuando les reconozcamos las prestaciones, se cobren de manera directa y sin esperar plazos”.

Información sobre el coronavirus: