Los sindicatos CCOO y UGT esperan que este viernes la mesa del Diálogo Social, que reúne a estas organizaciones, a las patronales y al Gobierno, llegue a un acuerdo para la ampliación de los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) excepcionales por fuerza mayor.

Noticias relacionadas

Tanto Unai Sordo como José María Álvarez, secretarios generales de CCOO y UGT, consideran fundamental que se mantengan estas fórmulas para conservar el empleo tras el estado de alarma y que ya están empleando medio millón de empresas y está afectando a unos cuatro millones de trabajadores.

“Necesitamos un acuerdo con la patronal que nos permita ir de manera conjunta a la negociación con el gobierno”, ha indicado Álvarez, a lo que Sordo ha sumado que ya “hay una base común para que los ERTE sigan teniendo un papel fundamental para evitar despidos”, aunque este rolo solo se mantendrá en determinados sectores.

Por esto, ambos líderes sindicales han hecho énfasis en que se mantengan durante el retorno a la actividad para permitir que sea gradual, sobre todo en sectores como el turismo.

Cabe recordar que estos ERTE excepcionales y por fuerza mayor permiten que los trabajadores afectados accedan a la prestación de desempleo sin perder ni gastar derechos adquiridos y las empresas no tienen que pagar cotizaciones, de las que se hace cargo la Seguridad Social.

Ingreso mínimo vital

Álvarez y Sordo han abordado estas cuestiones durante la rueda de prensa celebrada con motivo de la celebración del 1 de mayo, un acto celebrado de forma telemática en el que ambos han reclamado la puesta en marcha cuanto antes del ingreso mínimo vital.

En este sentido, Sordo ha alertado de que el “ingreso mínimo vital requiere una puesta en marcha compleja. Seguimos pidiendo al Gobierno una renta de emergencia y que aparte se trabaje en la renta mínima vital”.

Además, respecto a cómo se está diseñando esta prestación, ha considerado que “no debiera funcionar como un complemento salarial que perpetúe” la temporalidad la precariedad y los bajos salarios. En este sentido, Sordo ha llamado a “cambiar de una santa vez el modelo laboral”.