El Gobierno ha asumido que la flexibilización del expediente de regulación de empleo temporal (ERTE), ya aprobada, es una de las iniciativas clave para que el tejido empresarial español supere el parón económico provocado por la crisis del coronavirus. “Son la mejor medida que tenemos que para que las empresas no despidan a nadie”, ha admitido este miércoles Yolanda Díaz, ministra de Trabajo.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la ministra también ha reconocido que se avecina una oleada de peticiones en esta dirección por parte de las empresas. “Tenemos entre 400 y 500 solicitudes de ERTE en cola a escala nacional. A estos hay que sumar los que derivan de las comunidades autónomas. La cifra es abrumadora”, ha indicado, al tiempo que ha afirmado que su departamento resolverá cada caso en un plazo máximo de cinco días.

Díaz ha informado de que se “examinarán con cuidado” los ERTE reclamados por las grandes empresas, entre los que finalmente no se encuentra, por lo pronto, Burger King. La compañía de comida rápida ha negado las informaciones que apuntaban a que ya había hecho la solicitud.

De hecho, ha dado a entender que este tipo de grandes empresas hosteleras, al poder hacer envíos a domicilio, no tendrán tan fácil la concesión del ERTE.

Fraude

Por otro lado, la responsable de Trabajo, durante la intervención que ha protagonizado en el programa ‘Al Rojo Vivo’, de La Sexta, ha admitido que “va a haber fraudes y abusos” por parte de las empresas. Pero también indica que el paquete de medidas ya aprobado se ampliará en el futuro y, entre otras cuestiones, abordará estas situaciones.

Además, ha matizado que también habrá ventajas para las empresas, puesto que será el Estado el que asuma el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social cuando se entre en el estatus del ERTE, así como ha confirmado que todos los trabajadores afectados, podrán acceder a la prestacion de desempleo.

Respecto a la flexibilidad de la jornada, ha afirmado que, tal y como está redactado el real decreto-ley, el trabajador va a poder disponer por sí mismo y según sus necesidades del horario.

En cualquier caso, Díaz ha calculado que hay “20.000 millones de prestaciones públicas que están en el carril de salida”. Y, además de insistir que en el futuro habrá más medidas, ha admitido que ella también hubiera aprobado ya “la moratoria de los alquileres. Pero esto no es un punto y final” y ha indicado que en próximas fechas se abordarán todas las necesidades que puedan ir surgiendo.