Los empresarios del metal tienen serias dificultades en estos momentos para encontrar sus suministros: "no hay materias primas o están carísimas". Quieren hacer acopio para poder cumplir con los contratos y, para ello, han reclamado a la Junta de Andalucía que active una línea de financiación extra.

Noticias relacionadas

En concreto, la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme) ha enviado esta semana una misiva al consejero de Transformación Económica e Industria, Rogelio Velasco, para ponerle en sobreaviso de la difícil situación del sector y para pedir liquidez para las pymes y micropymes.

En la carta le piden que ponga en marcha una línea de financiación que les permita hacer acopio de suministros "sin generar tensiones de tesorería en sus negocios". El desabastecimiento del sector afecta a "multitud de segmentos" dentro del metal como son la aeronáutica, los talleres de reparación, los ascensores o los fabricantes de maquinaria industrial, entre otros.

Los empresarios del metal prevén que "esta crisis siga su escalada hasta bien adentrado el próximo año" y reclaman, sobre todo, ayudas para las pymes y micropymes.

Son las más afectadas al tener menor capacidad de negociación con sus proveedores y, por ello, piden que cuenten "con mecanismos que les ayuden a afrontar con mayor solvencia esta difícil situación".

"Acaparamiento de las grandes firmas"

El acaparamiento de las grandes firmas en perjuicio de las pequeñas y medianas empresas es algo que preocupa también a los empresarios de la provincia de Cádiz. La Federación del Metal de Cádiz (Femca) agrupa entre otros a empresas auxiliares del metal que prestan servicios a grandes como Airbus, Navantia, Acerinox y Dragados Offshore, entre otros.

En estos momentos el sector tiene que renegociar condiciones con los clientes e incluso rehusar trabajos, según aseguran desde la Federación de Empresarios de Cádiz.

"Un ejemplo de ello, algunas máquinas se están teniendo que reprogramar para que se puedan usar con el aluminio que entra ahora, que es diferente en tamaño, y esto supone una gran inversión", ha explicado José Muñoz, el secretario general de la citada Federación.

Las empresas se están dando cuenta de que con los precios pactados cuando se dieron las licitaciones ahora les es imposible obtener beneficios. "Es una situación muy complicada", reconoce Muñoz. 

A lo anterior se une también la subida de la factura eléctrica, con un precio medio en el mercado mayorista de casi 200 euros el megavatio hora (MWh), "casi quintuplicando el importe que marcó durante el mismo periodo el año pasado, que estaba en 43,30 euros". En concreto, los empresarios de este sector "están pagando más del doble por la luz que consumen en comparación con el ejercicio 2020", aseguran desde Fedeme.

"Hemos subido la tarifa por segunda vez"

El aumento del coste de los suministros se traduce también en el precio final de los productos. Tal es el caso de Jimeca, una empresa sevillana que exporta multibasculantes a más de diez países, y que reconoce que ha subido el precio por segunda vez este año.

"Es una ruina, hemos aguantado la Covid perfectamente, pero ahora no se le está dando a esta subida de precios el valor que tiene", explican desde esta compañía a EL ESPAÑOL-Invertia.

En estos momentos Jimeca tiene cinco concursos adjudicados y a pesar de que le ha subido "casi un 40% la materia prima", su principal problema es que no sabe cuándo recibirá los camiones que necesita.

Desde esta compañía sevillana explican que, por ejemplo, los equipos multibasculantes que antes costaban 6.000 euros han incrementado su precio hasta 10.000 porque "no hay materia prima" y "la poca que hay es carísima".

Un 30% menos de producción en Sidenor

Esta escasez se debe a su vez a que siderúrgicas como Sidenor hayan reducido su producción. La citada compañía anunció a principios de octubre que pararía la producción de su planta de Basauri durante 20 días hasta el 31 de diciembre

Esa reducción se traduce en el 30% de las jornadas productivas y fue una decisión adoptada ante el "desorbitado" precio de la electricidad. Según informó la empresa, la escalada elevó el coste eléctrico en Sidenor en un 300% respecto al del año pasado.