Los economistas de Mapfre Economics se suman a las voces que apuntan a España como el país que más tardará en recuperarse de la crisis dentro de la zona euro. Según sus previsiones, la economía nacional crecerá un 6,1% este año y un 6,3% en 2022, sin recuperar el nivel de actividad de 2019, previo a la pandemia, al menos, hasta el último trimestre del año que viene.

Noticias relacionadas

Los analistas de la firma estiman que España habrá cerrado el cuarto trimestre de 2020 con una caída del PIB del 2% intertrimestral, para recuperarse apenas el 1% de enero a marzo de 2021, e ir progresivamente creciendo a lo largo del año. Para ello, será clave el buen uso del paquete de ayuda fiscal aprobado en Bruselas, calculando que estos fondos de la Unión Europea (UE) aportarán dos puntos porcentuales cada año al crecimiento entre 2021 y 2023.

Sin embargo, y tal y como apunta Gonzalo de Cadenas-Santiago, director de análisis macroeconómico y financiero del Servicio de Estudios de Mapfre, "todos sabemos que países como España tienen un problema para implementar la absorción de los fondos", poniendo en duda el esperado efecto multiplicador para que el país exprima al máximo esos recursos. De hecho, España alcanzaría la recuperación de niveles prepandemia dos trimestres más tarde que la media de las economías de la Eurozona. 

Tal y como ha explicado el experto durante la presentación de las perspectivas de la firma, "vamos a ver una recuperación guiada por el consumo, donde es muy importante el crecimiento del ahorro y de la renta disponible real. Para ello, contamos con ayudas sin precedentes de política fiscal y monetaria". 

Sin embargo, deja claro que los principales riesgos para que se cumplan sus previsiones están ligados a la evolución de la pandemia y a los posibles rebrotes en que obliguen a nuevas restricciones a lo largo del año. “Hasta que no haya una parte importante de la población inmunizada son de esperar nuevos rebrotes”, matizan.

“Para 2021, podría darse un repunte en las insolvencias de negocios, en la morosidad bancaria y un alza del paro que, por ahora, está contenido gracias a las ayudas temporales al empleo (ERTE) que, en nuestra opinión irán siendo ampliadas, al menos en los sectores que están sufriendo mayores restricciones”, explican desde la firma.

Recuerdan, además, que algunas de estas insolvencias se darán en sectores como hoteles y transporte turístico, lo que podría dejar un daño algo más duradero que se traduzca en una la reducción de la oferta turística, un sector clave en España.

Respecto a si el temporal de Filomena puede llevar a la firma a empeorar sus previsiones económicas, los expertos han querido mandar un mensaje de calma, al explicar que “el coste económico de Filomena no lo estimamos importante, y menos en un contexto en el que ya íbamos a estar con una actividad limitada respecto al mismo periodo del año anterior”, en referencia a las nuevas restricciones por el coronavirus. Insisten en que el consumo navideño ya estaba condicionado por la crisis "y dos días de temporal no van a cambiar eso”.

Según explican, Filomena también contribuye a activar determinados servicios públicos que computan en el gasto, "con lo que veremos una aportación adicional del gasto público". 

Impacto en el sector seguros

El temporal de nieve sí tendrá impacto en la rentabilidad del sector asegurador, ya que ha aumentado la sinestrialidad. Sin embargo, desde el servicio de estudios de Mapfre consideran que "se trata de un impacto muy local, en Madrid, con coberturas de reaseguro". 

El informe Panorama económico y sectorial 2021: perspectivas hacia el primer trimestre, elaborado por MAPFRE Economics y publicado por Fundación MAPFRE, también incluye previsiones para el sector de cara a 2021, y una reviión de la actividad en 2020.

Reconocen que el pasado año el parón económico se trasladó al sector asegurador, con los seguros de vida y los vinculados a viajes y comercio como los más afectados.

Por su parte, el seguro de autos cayó un 1,9% hasta el cierre de noviembre, al verse muy impactado por la fuerte caída en las matriculaciónes (-30%). "Otras líneas, sin embargo, han aguantado muy bien, como los seguros de salud (+4% a cierre de noviembre) y también los seguros del hogar, con un crecimiento del 2,7%".

Indican que el negocio de vida-ahorro ha caído en primas un 23,7% pero en términos de ahorro gestionado aguanta con caída del 0,9% a cierre de septiembre, últimos datos disponibles.

"Tras atravesarse la fase más dura de la pandemia, sin que el crecimiento del sector colapsase al compensarse un tipo de ramos con otros a partir de enero 2021, el escenario de dilución de incertidumbre y retorno a la normalidad hasta la total eliminación de restricciones da lugar a que, rápidamente, el crecimiento de las primas del Negocio de No Vida del sector asegurador vuelva a una tasa cercana a lo que consideramos su largo plazo (entre el 3,5% y el 4%)", indican desde la firma.

Esto se daría a partir del segundo trimestre de 2021. En el caso del negocio Vida, la menor incertidumbre hace que se recurra menos al ahorro financiero (primas vida) y gradualmente se desacelere la contracción del negocio.