Las prisas que parecen haberle entrado al Gobierno por ir más rápido en la desescalada tienen apoyos en la industria financiera. El banco de inversión suizo Julius Baer explica en un reciente informe que “España debería animarse a acelerar la reapertura de su economía” después de haberse certificado la reducción de contagios por coronavirus.

Noticias relacionadas

El director de inversiones de la entidad, Yves Bonzon, asegura que “sin señales de una nueva ola” de infección en los países “más avanzados” en el proceso de desescalada, economías tan afectadas “como Italia y España” deberían tomar nota y pisar el acelerador. Esta sería la receta para que la recesión de la que ya nadie duda pudiera ser menos profunda y duradera de lo que vaticinan las previsiones más pesimistas.

Desde el banco suizo se apunta que incluso en EEUU, “rezagado con respecto a Europa”, acelerar la reapertura “sin duda es lo correcto desde una perspectiva económica”. Bonzon reconoce que, al margen de lo que señalen los criterios epidemiológicos por los que se decantan los gobernadores de algunos estados del país norteamericano, apoyan la postura del presidente Donald Trump, que “está pidiendo que el país se vuelva a abrir por completo”.

La clave de las elecciones

Un factor clave en la evolución del asunto en EEUU es que este año es electoral en la mayor economía del mundo. En este sentido, el jefe de inversiones de Julius Baer estima que “si no se recupera bien en el periodo previo a los comicios presidenciales, es muy probable que la administración abandone su oposición a otro paquete de estímulo”.

En este sentido, el experto señala que los republicanos se decantan, por el momento, por esperar a una evaluación de las medidas de rescate ya implementadas antes de apoyar un nuevo paquete de estímulos.

En medio de todo este discurso de desecalada y miedo a un rebrote, el experto considera que la amenaza de un resurgimiento de la guerra comercial entre EEUU y China ha pasado mayoritariamente inadvertido en los mercados. Y, por si los frentes abiertos antes de la llegada de la epidemia eran pocos, Bonzon señala que ahora “se extiende a la carrera por una vacuna”.

El directivo de Julius Baer señala que “el desarrollo de una vacuna es crucial, ya que ayudaría a la economía global a recuperarse más rápido de la depresión del primer semestre de este año”.