Creatividad calculada: cómo la inteligencia artificial cambiará el mundo del arte y el entretenimiento

Creatividad calculada: cómo la inteligencia artificial cambiará el mundo del arte y el entretenimiento

La tribuna

Creatividad calculada

9 diciembre, 2020 03:32

Como muchas ideas sobre las últimas innovaciones, la "Creatividad Calculada" no es nueva. Motivos más allá de los artísticos, como el poder o el beneficio económico, han dominado la creación cultural desde la antigua Mesopotamia, donde los reyes encargaban esculturas a su semejanza para cimentar su autoridad, inspirar adulación y fomentar la sumisión.

La historia de las artes visuales, la música, la literatura y el entretenimiento ofrecen un sinfín de ejemplos. En el Renacimiento, por ejemplo, los artistas sirvieron fundamentalmente para aumentar el prestigio y el estatus de los poderosos comerciantes y líderes religiosos, por encima de la expresión artística.

En el campo de la música, cuando irrumpió el modelo de la boyband (primero con los Beatles, aunque fueron los Monkees los que explotaron descaradamente su potencial), la industria musical se ha deleitado reproduciéndolo hasta nuestros días por los beneficios garantizados que reportaba en todo el mundo. La génesis del entretenimiento televisivo en los años 50, la telenovela (soap opera en inglés), surgió como un formato para vender, precisamente, jabón (soap en inglés).

Ahora nos encontramos en un momento en el que un nuevo agente- la inteligencia artificial - se ha sumado al antiguo baile entre la creatividad y el interés comercial en todo el espectro cultural. Algunos la consideran una nueva y poderosa herramienta creativa, mientras que otros lamentan que alterará y destruirá irreparablemente la cultura. Sin embargo, la IA continuará manifestándose como creadora de cultura de múltiples formas en el cine y la televisión, en el arte, en la literatura y en la música.

Optimización de la cultura

La IA, fundamentalmente, tiene como objetivos la optimización y la eficiencia. En sectores como el de la salud o el manufacturero, se aplica para hacer más, mejor, más rápido y, muy importante, por menos de lo que los humanos son capaces de hacer. Las industrias culturales que están siguiendo este ejemplo están explorando actualmente aplicaciones de la IA que pueden mejorar tanto los procesos de creación como los de consumo.

¿Qué sucede entonces cuando se aplica una tecnología que busca optimizar, de manera rápida y barata, las industrias culturales que también (aunque no exclusivamente) crean ideas profundamente enriquecedoras, conmovedoras y que invitan a la reflexión? ¿Qué creará? ¿Cómo? ¿Será buena? ¿En qué condiciones puede existir legítimamente? Y, más importante aún, ¿qué harán de ella los que los receptores de esas manifestaciones culturales?

Antes de intentar responder a estas preguntas, veamos primero cómo se manifestará exactamente la IA en la creación y consumo de entretenimiento.

Manifestaciones de la IA en la creación de cultura

1. Motor de descubrimiento

Las plataformas dedicadas a los contenidos culturales (principalmente música y entretenimiento) buscan constantemente mejorar sus motores de descubrimiento alimentados por algoritmos. En el proceso, fragmentan las audiencias en nanoclusters, grupos lo suficientemente maduros a los que dirigirse con contenidos de acuerdo con gustos, modos y estados de ánimo muy específicos. Estos motores cada vez más sofisticados no sólo permiten al público encontrar contenidos culturales, sino que también han animado a millones de creadores a salir de subculturas pequeñas, especializadas u oscuras, que, inesperadamente, les ha permitido encontrar, alimentar y monetizar a un público considerable.

2. La mentalidad del creador

Esto se relaciona específicamente con la creación de imágenes, de vídeos musicales en plataformas como YouTube, Spotify e Instagram, cuyos respectivos algoritmos favorecen habitualmente los contenidos más consumidos. Esto ha dado lugar a que dichos algoritmos puedan terminar secuestrando la mentalidad colectiva de los creadores, impulsándolos a optimizar su producción para obtener el máximo beneficio y captar así la atención de los usuarios.

Populares artistas, guionistas de cine o televisión de éxito y productores de música pop han actuado seguramente en condiciones similares durante décadas, aunque sin las ventajas de los sistemas de medición en tiempo real disponibles en la actualidad o la motivación de los grandes beneficios derivados de la publicidad a los que los creadores nativos digitales tienen acceso hoy en día. Una consecuencia notable de la mentalidad algorítmica es el despliegue de temáticas extremas para obtener los mayores beneficios. Las expresiones creativas que entrañan peligro, arrebatos psicóticos, indignación, belleza extrema, hipersexualidad o muestras de ostentación son las monedas de cambio más valoradas, dada su capacidad para desencadenar respuestas emocionales más intensas y, por lo tanto, enganchar más a los usuarios.

3. Herramienta de optimización

En el cine, la música y la literatura a través de internet, los datos se han convertido en un ingrediente crucial en los procesos de creación (House of Cards de Netflix es un ejemplo notable de esta tendencia). Actualmente está surgiendo toda una nueva industria para facilitar este enfoque a la creación cultural. Estas iniciativas, basadas en IA, suponen una forma de proporcionar a productores, creadores y distribuidores el máximo retorno de la inversión, confiando a los datos todos los aspectos de su producción creativa.

En el sector del entretenimiento, empresas como ScriptBook y Cinelytic están posicionándose como una interfaz entre la creatividad y la tecnología, y proporcionan análisis en tiempo real en torno a presupuestos, géneros, clasificaciones, recaudación en cines de directores y actores y temáticas. Si al algoritmo no le gusta algún ingrediente, puede alertar a los creadores para que lo sustituyan por otro con más probabilidades de garantizar el éxito.

4. Catalizador creativo

Los artistas y creadores que experimentan con la IA se refieren unánimemente a ella como un catalizador creativo que los empuja más allá de su zona de confort que provoca que sus cánones evolucionen de nuevas formas. Entrenados con palabras, melodías, movimientos o imágenes creadas o seleccionadas por los artistas/creadores, la IA (en forma de software generativo) puede generar nuevas expresiones de su creatividad, todo ello mientras el artista sigue teniendo el control y decide qué hace justicia y qué no a lo que quiere expresar.

Con el desarrollo de tecnologías como las resonancias magnéticas portátiles o los GAN (Generative Adversary Networks o Redes Generativas Antagónicas en español), será posible que los creadores puedan dar vida a sus creaciones simplemente pensando en lo que quieren expresar, sin tener que aplicar su destreza, tiempo o herramientas en ello.

5. Narración de historias con capacidad de respuesta

A medida que evolucionan las tecnologías de IA que rastrean el instinto, la personalidad y las emociones (lo que puede ayudar a los creadores a anticiparse a las decisiones de su público en tiempo real), la producción cultural se adaptará cada vez más a las necesidades del público en tiempo real.

Las reacciones de los usuarios y su significado cobrarán mucha importancia para los narradores y animadores virtuales, ya que les permitirá alcanzar nuevas cuotas de implicación de los usuarios, más allá de los confines de la pantalla. Los sensores de movimiento y emoción, así como la visión por computadora pueden facilitar experiencias ambientales convincentes, tentando la expresión física y provocando respuestas atractivas.

6. Creador autónomo

Se están llevando a cabo varios experimentos en torno a muchas formas de cultura, gracias a que la primera generación de creadores de cultura autónomos basados en IA ya están siendo entrenados. No obstante, existe una concepción un tanto errónea sobre la noción de autonomía: los pintores robots, los escritores de ficción basados en software y los compositores sintéticos todavía tendrán que formarse a partir de los datos existentes del contenido generado por los creadores humanos para poner en marcha su proceso de creación.

Mientras llega el día en que podamos consumir algo más que los experimentos que salen de varios laboratorios, es un buen momento para empezar a preguntarse qué papel o papeles pueden asumir en la cultura las historias creadas de forma autónoma, y más importante aún, qué papel queremos que asuma.

¿Producirá la IA el equivalente a los nuggets de pollo de las historias, es decir, un relleno con pocos o ningún nutriente que termina dejándonos vacíos e insatisfechos? Esta sería la analogía más clara para entender la capacidad de la IA de producir grandes cantidades de creaciones de forma barata para obtener el máximo beneficio, como si de comida rápida se tratara, y que podría generar como resultado una división entre aquellos que pueden permitirse historias más "nutritivas" que tienen un precio más alto, y aquellos que no tienen otra opción.

¿O producirá cambios de humor funcionales que pediremos y consumiremos cuando queramos sentirnos de forma diferente? ¿Producirá falsificaciones de mediana calidad lo suficientemente baratas que garanticen un buen retorno económico como si de un bolso de Chanel falsificado se tratara? ¿Demostrará que los escépticos están equivocados y producirá un "nuevo subgénero de la cultura" aclamado por la crítica (Hito Steyrl, Possible Minds, 2019)? La respuesta a todas estas preguntas probablemente sea afirmativa, pero queda por ver cuáles son las preguntas que sostendrán la transición entre lo que hoy son experimentos impulsados por la tecnología y las creaciones más demandadas por los usuarios, con las que más se implican y que, con el paso del tiempo, más anhelarán.

La posibilidad tecnológica frente a las verdades humanas

Sin embargo, hay una verdad humana en particular que no puede ser ignorada por aquellos que intentan empujar los límites de la creación manipulada por la tecnología. Casi siempre, la familiaridad con la vida de un creador, sus valores, influencias creativas y puntos de vista enriquecen la experiencia de sus creaciones en todo el espectro cultural. Esto plantea la cuestión de si la cultura puede todavía conectar con nosotros a un nivel profundo y satisfactorio cuando se saca de ella la humanidad del creador (incluyendo sus experiencias procesadas de forma única).

El cineasta Alfonso Cuarón se basó en sus experiencias y el fuerte vínculo materno con el ama de llaves de su familia para escribir Roma, y a su vez creó algo que resonó profundamente (contra viento y marea, y a pesar de los subtítulos) en una popular plataforma de streaming. El trabajo del músico Nick Cave conecta en momentos de desesperación porque su música se inspiró en la pérdida personal del amor y la familia con la que se identifica su oyente. El pianista y compositor Chopin vivía perpetuamente enfermo de amor (y físicamente de sífilis), lo que le privó de su fuerza física y emocional y dio lugar a algunas de las melodías más delicadas compuestas para el piano. Este contexto no es clave para el disfrute o la resonancia - pero para los aficionados, lo amplifica, amplificando así sus vínculos con él.

Tal vez sea la reciente victoria de Parásitos en los Oscars (y el impacto general que tuvo en las audiencias de todo el mundo) lo que atestigua la importancia del arte, la imaginación y la creatividad en un mundo que busca que la tecnología haga más con menos. De ahí la importancia de protegerlas y defenderlas para no perder en ningún momento la profunda riqueza de sensaciones y la satisfacción que obtiene el espectador.

Baila con cuidado

Está claro que la IA está estableciéndose rápidamente como un nuevo actor en la creación cultural. Tiene el potencial de acelerar la creación y distribución, pero también de anular la toma de decisiones humana. Podría provocar que la aportación humana al arte, el cine, la literatura o la música fuera redundante, y se optara por soluciones que antepusieran el beneficio económico y la masificación. Al mismo tiempo, podría dar también lugar a la aparición de nuevos géneros fascinantes de cultura e historias, y cambiar fundamentalmente la forma en que nos involucramos con ellos. Podemos decir pues con cautela que a medida que una parte de la industria se obsesiona con un gran volumen de historias muy rentable, la otra se esforzará por crear historias de calidad excepcional.

Cuando se trata de crear cultura, los creadores de contenidos, las industrias afines y sus órganos de gobierno (instituciones culturales, gobierno, fundaciones, sindicatos, etc.) deben tener en consideración tres importantes implicaciones para el impulso responsable (aunque no menos original) de la creación cultural basada en la IA, a fin de minimizar la amenaza de dejar que una fuerza impulsada por la optimización de los beneficios disminuya la capacidad colectiva de la cultura para enriquecer nuestras vidas.

1. Intención

Se refiere principalmente a la relación del creador con su público. Lo ideal sería que la creación comenzara con el deseo de contar una historia convincente o de expresar una idea convincente, antes de averiguar cómo se implicará la gente con ella, en lugar de utilizar las historias simplemente como una forma de implicar a la audiencia a cualquier precio y de aumentar el beneficio económico, especialmente si se hace a expensas del bienestar emocional del público, algo a considerar de antemano.

2. Experimentación en colaboración

Equipos multidisciplinares, equilibrando el espíritu emprendedor, los conocimientos en ingeniería, las capacidades de análisis de datos y los creadores que saben cómo contar simplemente historias increíbles, poderosas o interesantes. El ingenio de estos últimos reside en el ingrediente más importante de todos: la comprensión del público. Ser libre de probar cosas, en diálogo con su público, contribuirá a establecer intenciones culturalmente relevantes y responsables.

3. Regulación

Al igual que las políticas de "Excepción Cultural" de Francia (por ejemplo, el 40% de la música en la radio debe ser de artistas franceses, de los cuales el 20% debe ser nueva), los departamentos culturales y los órganos de gobierno de la industria de contenidos deben considerar el establecimiento de parámetros para la cantidad de producción que utiliza la IA en el entretenimiento y la producción de contenidos, así como advertencias que garanticen que la audiencia sea consciente de por qué está viendo lo que está viendo, y ofrecerles otras opciones

*** Lucia Komljem es directora de investigación estratégica de innovación de Telefónica

Ahora en portada

Una cala en Mallorca.

Tecnología en el turismo: la importancia de la aceleración digital y el 'brainstorming'

Anterior
Europa representa el 10% del mercado global de semiconductores.

España se une a otros 16 países europeos para invertir en semiconductores

Siguiente

EL ESPAÑOL

Operar con instrumentos financieros o criptomonedas conlleva altos riesgos, incluyendo la pérdida de parte o la totalidad de la inversión, y puede ser una actividad no recomendada para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectadas por factores externos como el financiero, el legal o el político. Operar con apalancamiento aumenta significativamente los riesgos de la inversión. Antes de realizar cualquier inversión en instrumentos financieros o criptomonedas debes estar informado de los riesgos asociados de operar en los mercados financieros, considerando tus objetivos de inversión, nivel de experiencia, riesgo y solicitar asesoramiento profesional en el caso de necesitarlo.

Recuerda que los datos publicados en Invertia no son necesariamente precisos ni emitidos en tiempo real. Los datos y precios contenidos en Invertia no se proveen necesariamente por ningún mercado o bolsa de valores, y pueden diferir del precio real de los mercados, por lo que no son apropiados para tomar decisión de inversión basados en ellos. Invertia no se responsabilizará en ningún caso de las pérdidas o daños provocadas por la actividad inversora que relices basándote en datos de este portal. Queda prohibido usar, guardar, reproducir, mostrar, modificar, transmitir o distribuir los datos mostrados en Invertia sin permiso explícito por parte de Invertia o del proveedor de datos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores de datos contenidos en Invertia.

© 2021 El León de El Español Publicaciones S.A.