Con casi treinta años inmersos en el sector, los fundadores de la incubadora BHV Partners hicieron una gran apuesta, en marzo de 2019, para que el ecosistema emprendedor de Barcelona diera un paso más en su crecimiento desde la ayuda a la construcción de las startup biotecnológicas, las que necesitan más apoyo financiero y paciencia del inversor.

Noticias relacionadas

Marta Príncep, junto con Joan Bigorra, Albert G. Zamora y Joaquim Trias, éste en San Francisco, pusieron en marcha la primera venture builder de estas características en Europa, con el objetivo de ofrecer a las empresas emergentes del sector salud un marco profesionalizado que impulsara su crecimiento y su internacionalización, con un acompañamiento sin prácticamente fecha de finalización.

"Dependerá del futuro de cada una de ellas, de si son compradas por otra empresa o grupo, entren en bolsa o continúan solas su camino. Pero nosotros siempre vamos a estar ahí  para ayudarlas", comenta Marta Príncep, cofundadora y CEO de BHV Partners.

Conocedores del sector desde diferentes posiciones -todos ellos poseen experiencia como altos directivos, formadores, investigadores o emprendedores, entre otros perfiles-, percibieron la necesidad de dar un apoyo extra a las startups del ámbito de la salud para que pudieran acceder al mercado en condiciones y crecer de manera sólida.

"En las rondas de financiación, habitualmente hay empresas de todos los sectores y las biotecnológicas siempre parten con desventaja porque requieren mucha más financiación en etapas iniciales, las regulaciones no les permiten entrar en el mercado de manera rápida y, en consecuencia, los inversores tardan mucho más en tener un retorno. Quisimos poner remedio a estas desventajas", explica Príncep.

Marta Príncep, cofundadora.

Con estos objetivos, BHV Partners se puso en marcha con inversiones de los propios fundadores y con medio millón de euros obtenido de una primera ronda de inversión, cerrada en diciembre del año pasado, sin el apoyo de ninguna plataforma.

Entrar a formar parte del círculo virtuoso que propone BHV Partners significa tener apoyo y conocimientos para formar el equipo con los perfiles idóneos, conocer las regulaciones y los períodos que requieren, tener acceso a los inversores que entienden el sector, sus necesidades y los riesgos que conlleva.

Según explica Príncep, "somos muy selectivos con las startups que entran en nuestra plataforma, pero sobre todo hemos de sentir un enamoramiento mutuo porqué nuestra relación va a ser a largo plazo. En el fondo, nos seleccionamos mutuamente".

"Sin desventaja"

BHV Partners no articula rondas de financiación, "pero sí que ayudamos a que puedan asistir a ellas con garantías y sin desventaja, dándoles forma, construyéndolas", puntualiza la CEO de la venture builder.

Los equipos llegan a medio hacer ya que, como apunta, "muchas veces no son conscientes que se requieren perfiles muy especializados en conocimientos concretos, como del área de los negocios o de las diferentes regulaciones de los mercados" .

Actualmente, están trabajando en la construcción de cuatro startups: Aimentia, que crea soluciones disruptivas de Inteligencia Artificial para los profesionales del ámbito de la salud mental; Nela Byodinamics, desarrolla ingeniería biomédica para el sector salud; Biel Glasses, ofrece gafas inteligentes que adaptan la realidad a la capacidad visual de cada persona para mejorar su movilidad y recuperar su autonomía personal; y Match Biosystems, que desarrolla dispositivos de diagnóstico in vitro capaces de mejorar los tiempos de diagnóstico actuales y la sensibilidad.

No suelen participar como inversores en ellas, aunque no lo descartan para más adelante y Príncep explica que hasta ahora "solo hemos invertido en Biel Glasses, por unas circunstancias especiales".

El objetivo es tener un portafolio de 30 startups en cinco o seis años. "Para este 2021 tenemos previsto incorporar entre 6 y 8 empresas emergentes más", afirma. Entonces será el momento de aumentar la plantilla, compuesta actualmente por 6 profesionales y más de medio centenar de inversores y advisors de Europa y Estados Unidos. En España, BHV Partners tiene representación en Barcelona, Madrid, País Vasco y la zona de Levante.

El negocio de BHV Partners se apoya en dos ámbitos más: la consultoría especializada, "que nos aporta una red de contactos importantes para nosotros y nuestras empresas emergentes, y nos permite estar en el principio del proceso de creación de una empresa y en el final, cuando ya están consolidadas". Sus clientes también pertenecen a dos ámbitos, el público y el privado. Además, realizan análisis de mercado para grandes corporaciones.

Tener sede en Barcelona y San Francisco "nos permite establecer puentes entre el ecosistema europeo y el estadounidense y facilitar el acceso a estos mercados a las empresas que lo deseen".