Decenas de taxis se manifiestan este martes en Madrid. Foto: Twitter @javiergalvezm

Decenas de taxis se manifiestan este martes en Madrid. Foto: Twitter @javiergalvezm

Madrid MADRID

Los taxistas de Madrid se manifiestan para reclamar que se les permita reducir su actividad al 50%

Piden al Ayuntamiento que se les deje limitar los servicios ante la falta de demanda por la pandemia de coronavirus.

30 junio, 2020 11:02

Noticias relacionadas

Los taxistas madrileños han salido a la calle este martes en Madrid en una macroconcentración de vehículos, en la que se prevé reunir hasta 10.000 coches, para exigir al Ayuntamiento de Madrid que regule vía decreto una limitación del servicio ante la falta de demanda en la nueva normalidad.

Reclaman que se mantenga el límite de oferta de servicio, algo que se ha acometido en la práctica totalidad del país. Con un sistema del 50% como hasta ahora, se permitiría absorber la demanda actual y fomentar que el descanso sin exposición del resto de profesionales. 

La Federación Profesional del Taxi de Madrid y Élite Taxi han puesto en marcha sus vehículos en una concentración que parte desde los carriles centrales del Paseo de Recoletos, pasando por Plaza Colón, calle Goya, Serrano, Plaza de la Independencia, calle Alcalá y con final en la Plaza de Cibeles.

Los taxistas convocan una manifestación para adaptar la oferta a la crisis

El departamento dirigido por José Manuel Franco establece en una resolución que en el interior de los vehículos se deberá cumplir las instrucciones de uso de mascarilla y en su recorrido se respetarán las normas de circulación.

Una vez finalizada la manifestación, los vehículos deberán abandonar la zona, debiendo regresar a sus puntos de origen por las distintas calles abiertas al tráfico (Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Calle Alcalá), manteniendo las medidas de distanciamiento establecidas.

Mascarillas para manifestarse

Para los manifestantes que opten por realizar el recorrido a pie, se pauta una distancia mínima entre sí de 1,5 metros, debiendo usar mascarillas.

Los dos colectivos profesionales quieren visibilizar con esta marcha su desacuerdo con el Consistorio por no mantener la limitación de oferta con la entrada a la nueva normalidad en Madrid, una vez que ha decaído el estado de alarma.

"Con la nula afluencia de viajeros a las terminales aeroportuarias, ferroviarias y de autobuses, así como las limitaciones a la hora de ofrecer ofertas de ocio masivas, hacen que el colectivo se exponga innecesariamente a contraer y propagar las enfermedades que actualmente nos acechan, así como sobrecargar el espacio público de la ciudad de Madrid", recogían ambas entidades profesionales en un comunicado conjunto.

También aludían al incremento de la contaminación que supone que toda la flota preste servicio y que se fomenta una "sobreoferta" de vehículos que actualmente la demanda no precisa.

La semana pasada hubo diversas reuniones con el área de Medio Ambiente en la que se insistió en la necesidad de establecer una regulación específica del sector para la nueva normalidad, algo que vienen demandando desde el mes de marzo.

Las dos asociaciones plantearon que, dada la "urgencia" de la situación, el Consistorio debería realizar, al amparo de los artículos 37.4 y 38 de la ordenanza municipal, un periodo "transitorio y excepcional" de limitación de oferta.

Baja demanda

El vicepresidente de la Federación Profesional del Taxi, Jesús Fernández, explicó a Europa Press que el pasado lunes "fue horrible" para el sector en Madrid y recordaba que el 70% del servicio que prestan está asociado a turismo, ocio, reuniones de negocio o aspectos relacionados con los estudios.

Según sus datos, miles de taxistas aguardaban en la T-4 del aeropuerto de Barajas, en la estación de Atocha y en la T-1 del aeródromo madrileño esperando varias horas a dar servicio a clientes, sin contabilizar los coches en circulación o en paradas habilitadas en el casco urbano de Madrid.

Por ello, enfatizó que la mayoría del sector reclama que se mantenga el límite de oferta de servicio, algo que se ha acometido en la práctica totalidad del país. Con un sistema del 50 por ciento como hasta ahora, se permitiría absorber la demanda actual y fomentar que el descanso sin exposición del resto de profesionales.