Gareth Bale felicita a Toni Kroos por el segundo gol del Real Madrid al Celta

Gareth Bale felicita a Toni Kroos por el segundo gol del Real Madrid al Celta EFE

Fútbol CELTA 1-3 REAL MADRID

Bale renace en Balaídos y el Real Madrid de Zidane se reivindica ante el Celta

El galés aprovechó la titularidad para brillar en un triunfo que sirve también a la vieja guardia blanca para dar un golpe sobre la mesa. 

Prueba superada para un Real Madrid que además de tres puntos refuerza su moral tras mostrar una gran cara en un campo siempre difícil como Balaídos. Bale renació y fue capital en la victoria con una sobresaliente primera mitad. El galés ha vuelto para Zidane y se reencontró con su mejor versión.  [Narración y estadísticas: Celta 1-3 Real Madrid]

Otra buena noticia para Zidane fue que el Real Madrid fue un verdadero equipo y puso intensidad desde el primer minuto hasta casi el último. También mostró solidez al superar una más que dudosa tarjeta roja Modric en la segunda mitad. Cuando se quedó con un hombre menos el encuentro marcha 0-1 y terminó 1-3, una razón más para ilusionar. Este equipo, al menos parece, que va en serio a por La Liga y dejó la pretemporada en un mal sueño de varias noches de verano. 

La lesión de Hazard provocaba que Zidane tuviera que lidiar con una gran papeleta para confeccionar el once en Balaídos. El francés con Bale y James ya rehabilitados añadía dos jugadores importantes a la plantilla mientras se espera la resolución de los culebrones de Pogba y Neymar

Y de repente Bale

La sorpresa en la alineación fue Gareth Bale. El galés ha pasado de ser prácticamente 'vendido' por el técnico en una rueda de prensa a ser titular en el estreno liguero del Real Madrid. La buena actuación del extremo volvió a recordar que es un gran futbolista y que puede ser más que válido para Zidane si finalmente permanece en el club el próximo 2 de septiembre. 

La vieja guardia de Zidane tomaba Balaídos. Tras un verano que pintaba a revolución, el equipo madrileño no presentó ninguna cara nueva sobre el césped. Ya fuera lesión, como Hazard y Mendy, o por decisión técnica como Jovic y Militao. Enfrente, el Celta de Iago Aspas y diez más. El conjunto celeste, con Denis Suárez a los mandos, prometía dar guerra ante la fragilidad con la que llegaron los blancos a la primera jornada de La Liga.

Pero en las pretemporadas ni se puntúa ni se ganan títulos y sino que se lo digan al Barcelona. Los azulgranas hincaron rodilla en San Mamés con un golazo del eterno Aduriz. El Madrid, por su parte, comenzó en Balaídos de forma consistente y con una versión muy mejorada a lo que se había visto hasta el momento durante todo el verano.

Volvió la competición y el 4-3-3 al que acostumbra Zidane. Atrás quedó el 3-5-2 novedoso que había utilizado en los ensayos estivales. Las numerosas bajas también abrieron las puertas a Vinicius, que parecía haber perdido galones.

El plan funcionó al Real Madrid que se adelantó en el minuto 12. Jugadón de Gareth Bale por la banda izquierda y Benzema empuja la pelota en el primer palo. Se reclamó en Balaídos falta de Casemiro a Toro Fernández en el inicio de la jugada, pero el brasileño no toca al jugador uruguayo. El conjunto blanco ganaba así en tranquilidad para imponer su juego y su ritmo al partido. La resurrección del galés era además la mejor de las noticias en Balaídos para el equipo de Zidane. 

Las mejores ocasiones eran de un Madrid al que solo frenaba los buenos reflejos de Rubén Blanco. El guardameta celtiña sacó dos grandes manos a Modric y Bale para evitar que los merengues ampliaran su ventaja. Sin embargo, todo pudo cambiar en la última jugada de la primera mitad.

Odriozola se duerme, se hace un lío y pierde la bola. La jugada terminó con Brais Méndez batiendo a Courtois, pero el VAR anuló el gol debido a un fuera de juego de Iago Aspas. Se salvaba así el Real Madrid, aunque el aviso era importante y para tomar nota. El Celta se había despertado y había llegado al encuentro a tiempo. 

La segunda mitad comenzó con un tiro de Benzema, muy activo, que se marchó lamiendo el palo. Sin embargo, cambiaría el encuentro para que el Celta empezara a pisar con asiduidad el área de Courtois. Las ocasiones eran celtiñas y el portero realizó dos paradas antológicas a Aspas y Araujo. El belga, con los galones de titular esta temporada, demostró las aptitudes que le llevaron a fichar por el Real Madrid y a ser declarado como mejor guardameta del último Mundial

Expulsión de Modric

El duelo viviría un nuevo cambio de rumbo debido al VAR y a Estrada Fernández, que en esta ocasión perjudicó gravemente al Real Madrid. Modric estira la pierna para tocar el balón, no llega y cae con los tacos en el talón de Denis Suárez. La sala de videoarbitraje avisó al colegiado que expulsó al centrocampista.

El croata veía así la primera tarjeta roja directa de su carrera. Los jugadores blancos se quedaron con cara de incredulidad, ya que la decisión era cuanto menos discutible. Zidane no tocó nada, ya que el único centrocampista puro, que no estaba ya sobre el césped, se había quedado en la grada. Fede Valverde había sido uno de los descartes y tanto James como Isco no cumplían con el perfil que necesitaba el partido. 

El Madrid va en serio

Resistió el Real Madrid, que no se descompuso tras la expulsión de Modric, y recibió como premio el 0-2 tras un golazo de Kroos. El alemán se saca un latigazo desde fuera del área que toca en el larguero y finalmente entra, también con violencia, dentro de la portería de Rubén Blanco. 

El Real Madrid fue otro. Tras dejar atrás los experimentos veraniegos, el conjunto de Zidane defendía mejor y mostraba una solidez que no se había visto desde hace meses. El tanto de Kroos dio la puntilla a un Celta que tiro la toalla ante un equipo blanco que fue superior en todo momento y consiguió una victoria de mérito. 

Aún faltaba la sentencia definitiva por parte de uno de los jugadores más criticados esta pretemporada: Lucas Vázquez. El gallego, que había sido el primer cambio de Zidane, marcó tras un nuevo robo de un omnipresente de Casemiro y una delicatessen de Benzema que asistió al de Curtis. Se tapó los oídos en la celebración el madridista, aunque no se sabe bien si por los pitos o por haber sido uno de los señalados. 

El gol de la honra del Celta lo marcó ya en el descuento el canterano Iker Losada con un tiro cruzado. La relajación del Real Madrid, ya con el trabajo hecho, facilitó que al menos el conjunto gallego se llevara una buena noticia con el tanto del jovencísimo futbolista. Un detalle que no mancha un triunfo que es un inyección de moral para el equipo blanco y para un Zidane que recupera así a su vieja guardia y.... a Gareth Bale.   

Celta de Vigo 1-3 Real Madrid

Ceta de Vigo: Rubén; Kevin, D. Costas, Araujo, L. Olaza; Beltrán (84' Pape Cheikh) , Lobotka (75', Pione Sisto), Brais Méndez, Denis Suárez; Iago Aspas y Toro Fernández (88', Iker Losada).

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Modric, Kroos, Casemiro; Gareth Bale (75', Isco), Benzema (82', Jovic) y Vinicius Jr (69', Lucas Vázquez).

Goles: 0-1, 12' Benzema; 0-2, 61' Kroos; 0-3, 79' Lucas Vázquez; 1-3, 90' Iker Losada.

Árbitro: Estrada Fernández (Comité catalán). Amonestó a Kevin (7'), Rubén Blanco (17'), Vinicius (36') y Odriozola (64'). Y expulsó a Modric (56').

Incidencias: Partido de la 1ª jornada de La Liga disputado en el Estadio de Balaídos.