Benzema, Varane y Casemiro tras el segundo gol del FC Barcelona en El Clásico

Benzema, Varane y Casemiro tras el segundo gol del FC Barcelona en El Clásico EFE

Fútbol FC BARCELONA - REAL MADRID

El Barcelona humilla al Madrid y sentencia a Lopetegui

El primer Clásico sin Cristiano ni Messi desde 2007 llegaba cargado de incógnitas y de necesidades para el Madrid. El conjunto blanco había roto su mala racha ante el Viktoria Pilsen, aunque sin convencer ante uno de las plantillas más flojas de la Champions. Además, necesitaba dar un golpe en la mesa después de que la pasada semana hubiera puesto fin a ocho horas sin marcar. En juego estaba la continuidad o no de Lopetegui el banquillo.

El técnico vasco se jugaba el puesto sin grandes sorpresas en el once. Isco ganaba el pulso a Asensio, mientras que Nacho era el elegido para el lateral derecho en detrimento de Odriozola. Por su parte, Valverde apostaba por la misma alineación que venció al Inter y con Rafinha ocupando el puesto del lesionado Messi.

El partido comenzó con el Barcelona dominando y siendo mucho más preciso que el Madrid. Además, el equipo blanco sufría con las subidas constantes de Jordi Alba. De hecho, en el minuto 11, una internada del lateral zurdo pilla descolocada a la zaga merengue para, una vez ganada la línea de fondo, ceder atrás a un Coutinho que no falla rematando casi a placer. El equipo de Lopetegui estaba grogui y encima, muy tocado moralmente, había recibido un duro golpe nada más comenzar el encuentro. 

No mejoró la cara el Real Madrid con el paso de los minutos. No encontraba continuidad en el juego y los de Valverde estaban mucho más cómodos sobre el césped. Encima, cuando se cumplía la media hora, el VAR se estrenaba en la historia de Los Clásicos para dar un penalti al Barcelona. Suárez se adelanta a Varane y el francés, que no ve al '9' culé, acaba tocando al delantero azulgrana. Sánchez Martínez, tras consultar el vídeo, señaló la pena máxima 

El propio Luis Suárez fue el encargado de convertir el penalti. Courtois, que antes ya había evitado un nuevo tanto del Barcelona al hacer una gran parada a Arthur, adivinó la intención del uruguayo, pero no llegó por escasos centímetros a poder desviar el balón. Así las cosas, El Clásico se teñía de negro, de luto riguroso, para el Real Madrid. Los de Lopetegui estaban siendo avasallados y en el banquillo no se veía cómo dar la vuleta a una situación tan compleja. Para más inri, el vasco había vuelto a dejar fuera de la convocatoria a Vinicius a pesar de que el club había ganado el recurso por la expulsión del brasileño en el partido de la pasada semana del Castilla. 

En el descanso, la respuesta de Lopetegui fue sentar a un desacertado y tocado Varane para dar entrada a Lucas Vázquez. El Madrid pasó a jugar con Casemiro entre los centrales y con el gallego y Marcelo como carrileros por las bandas. La intención del técnico era frenar las subidas de Jordi Alba, ya que con esta derrota el entrenador sabía que no sería capaz de aguantar la espada de Damocles que tenía sobre su cabeza desde que su equipo cayera con estrépito contra el Levante la pasada semana. 

La apuesta obligada de Lopetegui funcionó y el Madrid se apoderó de la pelota. Solo tardó cinco minutos en recortar distancias a través de Marcelo. El brasileño se aprovechó de una serie de rechaces tras un centro de Isco para que, tras deshacerse de Piqué con un soberbio control con el pecho, fusilar con la derecha a Ter Stegen. Los blancos comenzaban a creer que la remontada ya no era imposible.

Era otro Real Madrid el que salió en la segunda parte al Camp Nou. Ramos tuvo de cabeza el empate, pero se le marchó alto, y poco después llegaría una clara oportunidad con Modric como protagonista. El croata se encuentra con una pelota en la frontal y su tiro raso acaba siendo escupido por el palo. Se salvaba el Barcelona en medio del vendaval blanco que había agitado El Clásico. 

Sin embargo, la reacción azulgrana llegó con un palo de Luis Suárez tras una pase atrás de Sergi Roberto. El uruguayo remató como pudo y esta vez el poste jugó a favor del Real Madrid. Los dos equipos hacían un homenaje al fútbol en un segundo acto en el que los de Lopetegui, con su presión alta, habían invitado a los culés a un encuentro de ida y vuelta que venía mejor al actual campeón de Europa. 

Pero los minutos se fueron consumiendo y un centro de Sergi Roberto sirvió para que Luis Suárez marcara un golazo de cabeza y sin saltar. La fuerza que traía el balón le sirve al uruguayo para colocar un testarazo lejos del alcance de Courtois y sentenciar definitivamente El Clásico. Fue la puntilla también a Lopetegui tras cuatro meses en el cargo. El fin del viaje del entrenador en el Real Madrid. 

La flor marchita del técnico se demostró también con la nueva lesión de Marcelo. El brasileño se rompió con un taconazo y, en el todo por todo, Mariano entró por el carrilero y Asensio pasaba a la banda. El Barcelona no tardó en aprovechar el desbarajuste para lanzarse a por 'la manita'. Primero con un error de Ramos que dejó solo a Luis Suárez ante Courtois. El uruguayo marcaba y conseguía así su primer hat-trick en El Clásico. Y la guinda la puso Arturo Vidal con el definitivo 5-1 en el minuto 87.