Mesut Özil en su etapa en el Real Madrid

Mesut Özil en su etapa en el Real Madrid

Fútbol

Mourinho a Özil: "Eres un crío, no te necesitamos"

La biografía del futbolista del Arsenal recoge una fuerte discusión entre el alemán y el portugués durante la etapa de ambos en el Real Madrid. Özil confesó que la discusión con Mourinho le ayudó a entender que querían sus propios compañeros y entrenador de él en el terreno de juego.

El diario alemán Bild filtra este jueves parte de la biografía del exjugador del Real Madrid y en ella se puede ver la guerra que tuvo con José Mourinho durante su estancia en el club blanco. Al técnico portugués no le gustaba demasiado la debilidad  que mostraba el alemán en los duelos con los rivales. De hecho, un día le mandó a la ducha. “¿Sabes qué? Eres un crío. Vete a la ducha, no te necesitamos”.

El portugués dejó claro a Özil que las filigranas y regates no bastaban para aportar juego y trabajo al equipo. “Crees que basta con dos pases bonitos. Eres muy delicado cuando vas a los duelos. Crees que eres tan bueno que dar el 50 por ciento es suficiente”.

El alemán llegó a preguntar a Mourinho que quería de él para los partidos. "Quiero que juegues tan bien como puedes. Quiero que vayas a los duelos como un hombre. ¿Sabes cómo se te ve en los balones divididos? ¿No? ¡Te lo enseñare!" Y entonces el portugués se puso en pie de puntillas con los brazos pegados al cuerpo, puso morritos y empezó a saltar en el vestuario del Madrid.

La discusión subió de tono entre ambos: "¡Si eres tan genial, juega tú!", le gritó Özil, que se quitó la camiseta, la tiró a los pies de Mourinho y le dijo: "Ahí la tienes. Póntela. Suerte". Mourinho se río del hecho, señaló al alemán e insistió: "¿Qué quieres hacer? ¿Irte a la ducha? ¿Lavarte el pelo? ¿Quedarte solo? ¿O quieres salir ahí fuera y demostrar a tus compañeros, a mí y a los aficionados de lo que eres capaz?".

Horas más tarde tras reflexionar las cosas, el alemán entendió el mensaje que su entrenador quería mandar con dicha discusión: "Después de unos días les confesé que había dado en la tecla y que le estaba agradecido por que me abriera los ojos y me hiciera ver mis debilidades".